Instalación acústica de Nelson Martinesi en la Bienal Internacional de Asunción

Con botellas cargadas con diferentes niveles de agua, el artista paraguayo, residente en Brasil, reproducirá un fragmento del himno nacional que alude al tema de la Bienal Internacional de Asunción: Grito de Libertad – Sasö Sapukái.

Hace 25 años que vive en Salvador de Bahía, Brasil; en tanto que son 30 los años que lleva trabajando en el mundo del arte. Nelson Martinesi se considera un “traficante de ideas”, en su constante ir y venir entre Bahía y Paraguay.

Sobre este artista, que presentará una instalación acústica y performática en la primera Bienal Internacional de Asunción 2015 – Grito de Libertad – Sasö Sapukái, el  curador paraguayo Osvaldo González Real resaltó sus dotes de grabador. “Ha hecho combinaciones de colores, estructuras casi geométricas en algunos casos, y por multiplicación de impresiones. Se ha destacado por ser un pintor que se renueva constantemente, tiene la ventaja de estar en Brasil y traer experiencias de allá para aplicarlas acá”, observó González Real.

Según el artista, la Bienal de Asunción podría ser el momento propicio para que el arte paraguayo se vuelva más contemporáneo

Según el artista, la Bienal de Asunción podría ser el momento propicio para que el arte paraguayo se vuelva más contemporáneo

Con respecto a la obra que presentará en la Bienal de Asunción, Martinesi enfatizó el carácter de instalación acústica y performática, consistente en una serie de botellas donde cada una emite una nota musical. Del conjunto resuena un fragmento del Himno Nacional. “El Himno es parte del sentido de Patria que tenemos. Las botellas están cargadas con diferentes niveles de agua y el público puede hacerlas hacen sonar, realizando el recorrido. Ese paso está estudiado con los ritmos y los tiempos, para que suene un fragmento del Himno Nacional”, explicó.

El fragmento elegido sostiene: “Nuestro brío nos dio libertad”. El artista explicó el sentido que encuentra en ese segmento: “A mí me parece que es la frase más importante del himno paraguayo, porque el Paraguay siempre tuvo un vínculo paradoxal con la libertad. Al mismo tiempo que queremos ser libres, tenemos un sistema muy cerrado de control social. La palabra libertad es una palabra que siempre acompaña al Paraguay, luchó durante la Triple Alianza por su libertad, tuvo la independencia más temprana de América Latina, siempre hay un trasfondo de la libertad”. Es importante recordar que el tema de esta primera Bienal de Asunción, y sobre el cual giran todas las presentaciones es el de Grito de Libertad – Sasö Sapukái.

Un traficante de ideas

Aunque vive en Salvador de Bahía, Brasil, el artista comentó que todos los años pasa una temporada de tres o cuatro meses, en el Paraguay. “Es para dedicarme al arte en mi país. Para hacer mis exposiciones, talleres y para pintar también. Es un lugar que me atrae mucho y tengo a todos mis amigos. Yo vengo aquí y paso una media temporada. Siempre mantuve ese vínculo con el Paraguay. A veces, por algún motivo no venía por tres o cuatro años pero siempre retomo mi historia con Paraguay, porque me parece que es muy importante el tránsito de ideas de Brasil para el Paraguay, y en Brasil existe mucha dinámica cultural. Entonces trabajo con ese movimiento, soy un traficante de ideas. La posmodernidad justamente se basa en la circulación de cosas”, relató.

Con botellas cargadas con diferentes niveles de agua, el artista paraguayo, residente en Brasil, reproducirá un fragmento del himno nacional

Con botellas cargadas con diferentes niveles de agua, el artista paraguayo, residente en Brasil, reproducirá un fragmento del himno nacional

Nelson Martinesi comentó que fijó residencia en Bahía por motivos culturales: “Allá la cultura es muy fuerte. El sincretismo, la cultura latinoamericana, es la ciudad en donde hay mayor cantidad de población afro, en Sudamérica. Entonces tiene música, tiene comidas, colores, tiene una cultura propia, un signo propio. Nosotros en Paraguay también tenemos eso, pero sin el componente afro tan fuerte. Esta es una cultura mestiza entre indígenas y españoles principalmente. Pensamos que somos blancos, pero somos más indígenas que blancos”, enfatizó.

La Bienal puede ser un puente para que muchos artistas salgan más

Según el artista, la Bienal de Asunción podría ser el momento propicio para que el arte paraguayo se vuelva más contemporáneo, que la contemporaneidad local se internacionalice. “Uno de los problemas que tenemos es que los artistas paraguayos son poco valorados en el exterior. Lo de Paraguay no se conoce, no se divulga, los artistas paraguayos no tienen cotización en el exterior, entonces, no existen, porque aquí adentro mismo ya no hay un panorama donde, digamos, se trabaje de una manera secuencial para potenciar determinados artistas. Hay muchos artistas paraguayos que viven en el exterior, pero a la cultura paraguaya no le interesa eso”, remarcó.

“Esta bienal podría ser un puente, para que los artistas paraguayos salgan más”, concluyó.

Ningún Comentario

Deja un comentario