Hungría advierte “acciones severas” a refugiados si cruzan sus fronteras

El gobierno húngaro buscó disuadir a los refugiados sirios asentados en el Líbano para que no busquen entrar en su territorio, mediante una advertencia a través de anuncios publicados en árabe y en inglés en los periódicos libaneses.

En paralelo, y con el mismo registro ideológico, el conservador primer ministro húngaro Viktor Orbán aseguró que las vallas fronterizas son la solución para resolver en Europa la actual crisis de los refugiados.

Publicado a página completa en los diarios libaneses, el anuncio del gobierno magiar puntualizó que “los húngaros son hospitalarios pero se tomarán acciones severas contra aquellos que tratan de entrar de modo ilegal en Hungría”.

Líbano, país vecino a Siria, acoge a más de un millón de refugiados sirios que están intentando llegar a Europa en busca de un futuro mejor, y se encuentra prácticamente colapsado ya que más de un cuarto de su población (cuatro millones de habitantes) son refugiados.

El texto agrega que “el cruce ilegal de las fronteras del país es un delito castigado con la cárcel” y pide a los refugiados “no escuchar a los traficantes”.

“Hungría no permitirá a los inmigrantes ilegales cruzar por su territorio”, advirtió en forma amenazante, según reproduce también la agencia de noticias EFE.

Hungría empezó ayer a colocar una valla de acero en el paso fronterizo de Baranjsko Petrovo Selo, al que en los últimos días las autoridades de Croacia trasladaron a miles de refugiados.

Según un periodista de la televisión pública croata HTV, “el paso se parece más a la entrada en un campo de concentración que en un país”.

El Gobierno danés publicó un anuncio similar en cuatro periódicos libaneses en un intento de convencer a los refugiados sirios de que no emprendan un viaje a Dinamarca para pedir asilo político.

Las autoridades de Hungría interceptaron entre el viernes y ayer un total de 18.757 refugiados por cruce ilegal de la frontera, según informó hoy la policía local.

La gran mayoría de los refugiados entró en el país desde Croacia y fueron luego trasladados por las autoridades húngaras hasta cerca de la frontera austriaca, desde donde siguieron a Austria.

En tanto Orban, en un discurso pronunciado en el Parlamento, aseguró que la valla alambrada levantada en la frontera entre Hungría y Serbia “funciona” y aconsejó a otros países que sigan el ejemplo magiar.

“El tratado de Schengen (de libre circulación comunitaria) obliga a defender las fronteras y si para esto hay que construir vallas, que todos las construyan”, dijo.

En tal sentido, subrayó que la valla en la frontera serbia detuvo la inmigración ilegal y agregó que su Gobierno “defenderá también la frontera con Croacia y Eslovenia”, motivo por el que solicitó al Parlamento que apruebe una ley que permita el envío de más soldados a la frontera.

Orban explicó que, hasta que no haya una solución conjunta europea, Hungría tendrá que defenderse y afirmó que el continente “es incapaz de registrar a los inmigrantes ilegales”.

Desde el momento en que Hungría cerró su frontera con Serbia, los refugiados, provenientes de países en conflicto del Medio Oriente optaron por seguir rumbo a Austria, a través de Croacia y Eslovenia.

Hungría construyó una valla alambrada en su frontera con Croacia e inició las obras de otra, más sólida y de cuatro metros de altura, como la que la que instaló en el linde con Serbia. Télam

Ningún Comentario

Deja un comentario