Sincretismo y diversidad, rasgos de la religiosidad en Cuba

El papa Francisco oficiará este domingo su primera misa multitudinaria en Cuba, un país donde la religiosidad popular se caracteriza por un sincretismo que mezcla el catolicismo con cultos de origen africano y donde coexisten además diversos credos reconocidos legalmente.

En Cuba, cuyo Estado se proclamó ateo poco después del triunfo de su Revolución y en 1991 pasó a declararse “laico”, un 60 por ciento de la población es católica si se tiene en cuenta el número de bautizos, pero eso no impide que muchos practiquen al mismo tiempo cultos de origen africano como la santería.

“Cuba no se caracteriza, como muchos países de América Latina en tener una población principalmente católica (…) Aquí hay una mezcla transculturada que fue transformándose a lo largo de la formación de nuestra nacionalidad”, según dijo en una reciente entrevista con Efe Caridad Diego, jefa de la Oficina de Asuntos Religiosos del Partido Comunista (PCC, único).

En la isla es “muy natural”, explicó Diego a modo de ejemplo, “que una persona se haya bautizado por la Iglesia Católica, se inicie en la santería, se raye en el palo (religión de origen africano), pertenezca al Abakuá (sociedad secreta masculina) y sea masón … y es la misma persona”.

La expresión de ese sincretismo se aprecia en actos católicos como la procesión de la Virgen de Regla, que en la religión yoruba se identifica con Yemayá, diosa del mar, y que el pasado 7 de septiembre desfiló un año más entre creyentes que, entonando canciones marianas, portaban los símbolos que la santería asocia a esa deidad: collares, pulseras, velas o prendas y muñecas de piel negra vestidas de ese color.

“La religión católica llegó con los colonizadores españoles, pero luego llegaron los esclavos africanos que mantuvieron su religión y se sincretizó en ese proceso de transculturación”, indicó Diego.

Así en el panteón yoruba, la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba, es Ochún; Santa Bárbara es Changó; San Lázaro, Babalu Ayé y la Merced, Obatalá.

Y además de la Iglesia Católica, en Cuba están reconocidas legalmente 55 denominaciones protestantes y evangélicas, de las cuales más de un 60 por ciento tiene sede en La Habana.

También tiene presencia la iglesia ortodoxa, con dos templos destacados: la Iglesia Ortodoxa Rusa, ubicada en la Avenida del Puerto de La Habana y que fue consagrada en octubre de 2008 por el actual patriarca de Rusia; y la catedral del Sacro Arzobispado Ortodoxo, bajo la jurisdicción del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

Otros credos radicados en la isla son el judaísmo con cerca de 1.300 creyentes y cinco sinagogas en el país o el islamismo con seguidores de sus dos principales ramas (chiíta y suní) y que cuentan en La Habana desde 1989 con una sala de rezos trasladada en julio de 2015 a una instalación más amplia.

El budismo, el yoga, el espiritismo, la hermandad “Subud Cuba” de origen indonesio, la Rosacruz Aúrea o la Asamblea Espiritual Nacional de los Baha’is de Cuba son otras de las religiones que conviven en la isla.

Existe en el país caribeño un Consejo de Iglesias, la principal organización ecuménica del país, que agrupa a 28 iglesias como miembros plenos.

Miembros de esa organización citados en estos días por medios locales consideran que la visita de Francisco tiene un carácter histórico, la valoran como un hecho positivo y esperan que contribuya también a fortalecer el ecumenismo cubano.

Soledad Álvarez – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario