Bar Rafaeli contraerá matrimonio entre excepcionales medidas de seguridad

Israel se prepara para la boda del año: Su top model por excelencia Bar Rafaeli se casa el jueves en una ceremonia tradicional de rito judío, en un complejo hotelero en el Monte Carmelo, envuelta en excepcionales medidas de seguridad.

Bar Rafaeli contraerá matrimonio entre excepcionales medidas de seguridad

El evento tiene lugar en una zona boscosa aledaña a la ciudad costera de Haifa, en el norte del país, que quedará durante varias horas bajo estrecha vigilancia de decenas de agentes privados, de la Policía israelí y aviones no tripulados (drones) desde el aire.

Entre las 17.00 y las 2.00 de la madrugada el espacio aéreo quedará por ello interrumpido en un área de 4 kilómetros alrededor del hotel, medida que ha provocado indignación de numerosos israelíes, entre ellos pilotos y operadores.

Ante este hecho insólito, las redes sociales el fin de semana se han inundado de chistes: “Prohíben a ciudadanos y turistas vestir de blanco el día de la boda de Rafaeli” o “El Ministerio de Comunicaciones prohíbe emitir películas de Leonardo DiCaprio el día del enlace para no abrir viejas heridas”, son sólo algunos.

El último, en referencia a la relación sentimental de seis años de duración con el actor norteamericano, que catapultó a la maniquí hacia las principales portadas como la de “Sports Illustrated”.

Finalmente Rafaeli ha encontrado a su media naranja en el empresario también israelí Adi Ezra, de 40 años, presidente de Neto ME Holdings Ltd, una de las compañías importadoras de alimentación más importantes del país, con el que lleva tres años saliendo.

Ezra le propuso matrimonio en marzo en un avión privado durante una escapada romántica en el Caribe.

La invitación del enlace, una sencilla tarjeta de cartón y color tierra con un lazo de cuerda alpargata, destaca la prohibición de acceder con “cámaras o teléfonos”, y pide a los invitados acudir con el DNI para verificar su identidad.

Los familiares y amigos más cercanos tampoco se salvan y han recibido una segunda nota en la que se les informa de la reserva de una habitación y se les “invita” a dejar los teléfonos en ella.

El diario “Maariv” insistía este fin de semana que los trabajadores y camareros deberán pasar detectores de metales antes de acceder al recinto, y que el hotel les ha obligado a firmar un documento de confidencialidad y advertido de que serán investigados y denunciados en caso de alguna violación de las cláusulas.

Otro detalle que no ha pasado desapercibido sobre el matrimonio que contraerá Rafaeli, envuelta en la polémica el año pasado al protagonizar un anuncio para una firma de ropa local subido de tono y considerado por muchos obsceno, ha sido el rito que lo consagrará.

En un país donde para que el enlace sea reconocido por Interior debe pasar por un rabino, la elección precisamente de uno ortodoxo ha sido criticada en algunos círculos progresistas que le pedían una ceremonia alternativa para denunciar la ausencia del matrimonio civil o para los homosexuales.

“Me dijo que por lo menos en su boda quiere sentir a Dios y desconectarse de la bohemia”, afirmó el viernes a la radio ultraortodoxa ‘Kol BeRamá’ el rabino que oficiará el acto.

La que ya es considerada la “novia de Israel”, sí ha querido romper con la tradición de no mostrar su traje nupcial, y en su perfil oficial de Instragram se puede apreciar una parte del mismo.

La diseñadora tampoco es un secreto: Claire Waight Keller, directora creativa de la casa francesa Chloé, a la que la modelo alaba en la red social diciendo: “Eres una creadora de sueños!”.

La prensa del corazón israelí cifra en 300 los invitados que acudirán a una boda, que se prolongará todo el fin de semana, y ha sido valorada en alrededor de un millón y medio de shékels (unos 352.000 euros o 386.000 dólares), aunque a la top model le saldrá más barata.

Y es que los cantantes que amenizarán el convite, los localmente famosos Shlomi Shabat, Ma Kashur y Moshé Peretz, no le cobrarán por la amistad que los une fruto de su participación en el concurso musical “X Factor”, que Rafeli presentó.

Tampoco ha pagado nada por la despedida de soltera con sus amigas a las Maldivas ya que el hotel se ha conformado con que publicase fotos de su estancia en Instagram.

Esta no será la primera vez que la modelo pasa por la “jupá”, el baldaquín bajo el cual se celebra el matrimonio judío.

En 2003, a los 18 años Refaeli contrajo matrimonio con Ari Wainstein, amigo de la familia por aquel entonces de 41 años. El objetivo de aquella boda, de la que la supermodelo no avisó a su familia, fue eludir el servicio militar obligatorio en Israel y poco después de conseguir la exención militar, ambos se divorciaron.

Daniela Brik – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario