Partidos norirlandeses admiten progresos para reconducir la crisis

Los principales partidos de Irlanda del Norte admitieron hoy que ha habido progresos en las negociaciones que han establecido por separado con el Gobierno del Reino Unido para superar la crisis abierta ante el supuesto regreso a la actividad del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

El líder del Partido Unionista Democrático (DUP), Peter Robinson, que dimitió la semana pasada como ministro principal de la provincia, afirmó que es “optimista” respecto a que unionistas y republicanos vuelvan a dialogar en la misma mesa a partir de la próxima semana.

“Creo que existe un camino para superar esto”, afirmó Robinson, que rechazó dar detalles sobre las conversaciones que ha mantenido en los últimos días con la ministra británica para Irlanda del Norte, Theresa Villiers.

También matizó su postura el viceministro principal, Martin McGuinness, del Sinn Féin (antiguo brazo político del IRA), que el lunes había puesto sobre la mesa la posibilidad de anticipar las elecciones.

“Más allá de lo que digan públicamente sobre el Sinn Féin, creo que los partidos unionistas, en privado, no dudan en absoluto sobre nuestro compromiso con la paz y la democracia”, afirmó McGuinness.

“Espero que todos los que están involucrados en este proceso reconozcan la importancia de retomar el diálogo” para poder “resolver todos los problemas que representan un reto”, indicó el dirigente republicano.

La renuncia de Robinson la pasada semana puso contra las cuerdas al Gobierno compartido norirlandés, después de que la policía sugiriera en agosto que antiguos miembros del IRA estaban implicados en el asesinato de Kevin McGuigan, un antiguo miembro de la banda.

El ministro principal pidió entonces que se suspendiera la Asamblea norirlandesa, una medida que se ha tomado en cuatro ocasiones desde que en 1998 se firmó el Acuerdo de Viernes Santo, con el que se inició el proceso de paz en la región.

Ante la negativa del resto de partidos y del Gobierno británico a clausurar temporalmente el parlamento autónomo, se retiraron del Ejecutivo todos los ministros del DUP excepto Arlene Foster, hasta entonces en la cartera de Finanzas, que pasó a ocupar el cargo de ministra principal.

Las relaciones entre las formaciones del Gobierno compartido llevaban ya varios meses congeladas debido a los desacuerdos sobre asuntos presupuestarios, ante la negativa de los republicanos a introducir reformas en el sistema de bienestar.

El 23 de diciembre de 2014 los partidos firmaron una hoja de ruta que debía sentar las bases de un amplio acuerdo de Gobierno, aunque dejaron sin atar algunos de los aspectos más polémicos que aún están pendientes en el proceso de paz, como la cuestión de las banderas en los edificios públicos y la organización de desfiles protestantes.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario