Primeros refugiados empiezan a desviarse desde Serbia a Croacia

Varios grupos de refugiados de Oriente Medio se desplazaron hoy desde el sur de Serbia hacia la frontera con Croacia, ante la imposibilidad de cruzar la frontera con Hungría, aseguran hoy medios de comunicación serbios.

Un reportero del diario Blic, enviado a la ciudad fronteriza de Presovo, cerca de la frontera con Macedonia, asegura que los autobuses que hasta ayer enviaban a la gente al norte de Serbia, cerca de la frontera húngara, ofrecen ahora viajes a Sid, una ciudad serbia cercana a Croacia.

Unos veinte autobuses estaba esta tarde listos en la estación de Presovo para viajar en dirección de Croacia.

Los primeros cinco vehículos salieron de Presovo a las 21.00 hora local, asegura Blic, con lo que un centenar de refugiados parecía estar de camino hacia Croacia.

Según el diario, entre los refugiados que emprendieron el viaje había sirios, afganos y somalíes, incluyendo muchos niños.

La emisora de radio B92 señala por su parte que la policía serbia ha desviado a autobuses que estaban de camino hacia el norte del país hacia la frontera con Croacia.

Según la televisión pública serbia RTS, las autoridades locales han preparado un antiguo hospital de niños como centro de acogida para los refugiados, con una capacidad para 300 personas.

Hungría cerró ayer su frontera con Serbia, al tiempo que entró en vigor una nueva y restrictiva ley de inmigración, que hace casi imposible ingresar en ese país.

Debido a este cierre, se espera un desvío de la ruta migratoria de los miles de refugiados que siguen entrando a Serbia desde Macedonia, a donde acceden a través de Grecia.

Desde Croacia, los refugiados pretenden probablemente viajar ahora hasta Eslovenia, un país miembro de la zona Schengen, de libre circulación comunitaria, e igual que Hungría fronterizo con Austria.

La frontera croata-serbia se encuentra a unos 330 kilómetros de la frontera croata-eslovena, desde donde son otros 180 kilómetros hasta la frontera austro-eslovena.

Los refugiados de guerra quieren llegar en su enorme mayoría a Alemania, país que asegura no rechazar a ningún inmigrante que huya a la guerra de Siria y otros conflictos.

Ante la ola de decenas de miles de refugiados que llegaron en los últimos diez días a Alemania, a través de Austria, estos dos países han impuestos controles fronterizos.

Primero lo hizo ayer Alemania en su frontera con Austria, mientras que la república alpina inicia esta noche sus controles en su frontera con Hungría, aunque podría ampliarlos también a su frontera con Eslovenia.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario