Periodista denuncia inseguridad en zona fronteriza

El periodista Cándido Figueredo, premiado por el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), denunció hoy que los crímenes del narcotráfico “continúan impunes” en el norte del país, zona que se ha convertido en un “corredor de drogas”, según sus palabras.

Figueredo, nacido en 1956 en la ciudad de Pedro Juan Caballero trabaja desde hace 21 años como corresponsal para el diario ABC Color en la zona.

Según dijo en una entrevista con Efe a propósito del premio que le concedió la organización con sede en Nueva York, en Amambay, donde hay entre 8 y 15 homicidios al mes, se combina el contrabando, el tráfico de la cocaína boliviana y colombiana, la corrupción policial e institucional y el cultivo clandestino de marihuana.

De hecho, Figueredo asegura que el departamento entero depende del cultivo y tráfico de marihuana, hasta el punto de que las grandes incautaciones y la represión de las fuerzas antidroga contra los cultivos impactan en la economía de ciudades como Capitán Bado.

El periodista comenzó a investigar la estructura del narcotráfico en este departamento cuando cayó la dictadura de Alfredo Stroessner y solo tres meses después recibió la primera represalia.

“Ametrallaron mi casa, notaba los impactos de bala contra las paredes, una ráfaga que no acababa nunca. Entonces decidí pedir escolta policial, que me ha acompañado durante los últimos 20 años”, relató en la entrevista realizada en la sede del diario en Asunción.

En aquel momento, después de la caída de un régimen en el que “los narcotraficantes eran socios de los políticos y militares dictatoriales”, Figueredo y otros periodistas comenzaban a denunciar la corrupción generalizada en el norte del país.

“Los narcos respondieron matando a quienes les molestaban, porque hasta entonces nadie había reaccionado ante la muerte de un periodista”, contó el corresponsal de ABC Color.

Asegura que la diferencia es que hoy los asesinatos de periodistas en Paraguay cuentan con una condena internacional, pero carecen todavía de una “investigación seria” lo que “garantiza la impunidad a los narcotraficantes”.

Según el Sindicato de Periodistas de Paraguay, desde la caída de la dictadura en 1989, 17 periodistas han muerto asesinados en el país sin que se hayan esclarecido totalmente las circunstancias de su muerte ni castigado a los culpables.

Uno de los últimos asesinatos, del que mañana, miércoles, se cumplirán once meses, fue el de otro corresponsal de ABC Color, Pablo Medina, conocido por sus investigaciones sobre los presuntos vínculos entre el narcotráfico y la política en el departamento de Canindeyú.

En este contexto, en el que el Estado está a menudo ausente tanto para combatir al narcotráfico como para luchar contra la impunidad, Figueredo cree que el periodismo es “el único medio para cambiar las cosas” y asume su tarea como un “desafío personal”.

“Siempre me preguntan si merece la pena vivir bajo presión y amenaza, y les digo que por supuesto que no. Pero a mí me sirve para tener la conciencia tranquila de que yo hice mi parte para cambiar las cosas”, aseguró.

La CPJ informó hoy en un comunicado de que además de Figueredo Ruiz han sido galardonados por su defensa de la libertad de expresión el malasio Zulkiflee Anwar Ulhaque y dos colectivos de periodistas de Etiopía y de Siria.

Los galardones serán entregados en una cena que se realizará en Nueva York el próximo 24 de noviembre.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario