ONU evidencia crímenes contra la humanidad en Sri Lanka

Una investigación de Naciones Unidas ha recabado evidencias que “indican de forma muy contundente” que tanto los rebeldes tamiles como el gobierno de Sri Lanka cometieron crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en el conflicto que los enfrentó.

El informe relata como se llevaron a cabo “numerosos” asesinatos entre 2002 y 2011 que fueron cometidos “por ambas partes, así como por grupos paramilitares ligados a las fuerzas de seguridad”.

“Uno de los descubrimientos más sorprendentes fue conocer el nivel y la extensión de la violencia sexual cometida tanto contra las detenidas como contra los detenidos”.

Se ha podido comprobar que los casos de ataques sexuales no eran aislados, sino una práctica establecida de tortura, advierte el texto, que recuerda que ninguna persona ha sido hasta el momento condenada por estos crímenes.

Con respecto a las desapariciones forzadas, la investigación ha establecido que estos crímenes se cometían “como un método sistemático contra la población civil”.

En particular se ha podido comprobar que muchas personas fueron “desaparecidas” en la fase final del conflicto y cuando ya se habían rendido.

El texto también indica reclutamiento forzado de niños y adultos, especialmente por parte de los rebeldes tamiles.

El informe recuerda que si este crimen se prueba en una Corte representaría un crimen de guerra.

Asimismo, el texto acusa al Gobierno de haber bombardeado indiscriminadamente zonas pobladas por civiles y que el propio Ejecutivo había establecido como “zonas libres de fuego”.

Finalmente, el informe indica que hay “claras evidencias” de que el Gobierno restringió los movimientos de los trabajadores humanitarios y que bloqueó de forma deliberada la distribución de comida y medicamentos, lo que llevó a la hambruna de la población y que esta se usara como un arma de guerra.

El informe documenta “años de negaciones, incapacidad de llevar a cabo investigaciones, represalias contra los familiares de las víctimas y otras víctimas que han pedido justicia”.

Soldados de Sri Lanka patrullan un área en Puthukudiyiruppu, a 240 kilómetros de la capital Colombo / AP

Soldados de Sri Lanka patrullan un área en Puthukudiyiruppu, a 240 kilómetros de la capital Colombo / AP

Asimismo, el texto indica que el hecho de que todos los intentos de llevar a la Justicia las mencionadas violaciones hayan sido frustradas ha creado entre la población un sentimiento de escepticismo, rabia y ninguna confianza en las instituciones.

“Especialmente porque muchas de las estructuras responsables de las violaciones y los crímenes siguen funcionando”.

El texto señala especialmente la falta de acción contra los crímenes cuando los responsables son el Ejército o las fuerzas de seguridad.

“También demuestra represalias contra profesionales de la justicia que intentaron procesar los casos de violaciones a los derechos humanos en los que estuvieran implicados funcionarios del Estado”.

De hecho, el informe señala que el sistema judicial ceilandés no está listo para llevar a cabo un proceso de asunción de responsabilidades.

“No hay un sistema de protección de testigos; el sistema no está listo para lidiar con crímenes internacionales de esta magnitud; el sistema policial y judicial está absolutamente corrompido y destruido por décadas de conflicto”.

Es por ello que la ONU recomienda un tribunal mixto integrado por jueces, fiscales, abogados e investigadores internacionales y nacionales para poder determinar con exactitud los crímenes ocurridos, y poder procesar y juzgar a los culpables.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario