El presidente de México, Enrique Peña Nieto, lanzó el tradicional grito para conmemorar los 205 años del inicio de la gesta independentista, un acto que en esta ocasión no fue seguido de una cena de gala por motivos de austeridad.