Se complica la situación en la frontera serbia con Hungría

La situación en la frontera de Serbia con Hungría, donde este martes había un millar de refugiados, se está volviendo complicada después de su cierre del lado húngaro, advirtió hoy el ministro del Trabajo serbio, Aleksandar Vulin.

“Ayer decían que cerrarían la frontera para los pasos ilegales, pero no para aquellos que quieren expresar la intención de pedir asilo. Pero de eso no hay nada”, dijo Vulin en el paso fronterizo de Horgos 1.

“El Gobierno húngaro cerró Horgos 1 sin avisar previamente a los órganos serbios, y ahora la situación aquí se complica”, indicó, en alusión al hecho de que siguen llegando refugiados con el objetivo de entrar en la Unión Europea a través de Hungría, y que al no poder hacerlo permanecen en suelo serbio.

El ministro también visitó hoy el cercano paso Horgos 2, donde hay un grupo de refugiados, aunque de momento poco nutrido.

La medianoche pasada entró en vigor en Hungría una nueva legislación que castiga con penas de cárcel el cruce ilegal de la frontera.

Pocas horas antes, Budapest terminó de cerrar una valla alambrada a lo largo de los 175 kilómetros de frontera con Serbia para impedir la entrada de los miles de refugiados, en su mayoría provenientes de países en conflicto de Oriente Medio, que desde hace semanas intentan llegar a Europa occidental por la llamada Ruta de los Balcanes, en la que atraviesan Turquía, Grecia, Macedonia y Serbia.

La portavoz de la agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Serbia, Melita Sunjic, que se encuentra en Horgos, declaró a Efe por teléfono que unos mil refugiados están en la zona ahora.

“Hay mucha gente con niños pequeños y también gente de edad en la zona sentados sobre la hierba y en la calle, y esperan a ver si se va a abrir la frontera”, dijo.

Refugiados se manifiestan contra el cierre de la frontera con Hungría en Horgos, Serbia / EFE

Refugiados se manifiestan contra el cierre de la frontera con Hungría en Horgos, Serbia / EFE

“Hace poco, desde el lado húngaro informaron en árabe por megáfono que hoy no se abrirá la frontera. Pero igual, la gente espera”, indicó.

Sunjic señaló que ahí, de momento, no hay buenas condiciones para los refugiados porque no se había previsto que se quedarían en la zona.

La ACNUR iba a repartir agua y comida.

Un grupo de refugiados advirtió de que iniciaría una huelga de hambre, que no tomarían agua ni se la darían a los niños, informó la portavoz.

Sunjic advirtió de que más refugiados podrían llegar a la zona dado que siguen entrando desde Macedonia por la frontera meridional serbia, “y antes o después aparecerán aquí”.

Durante el día de ayer, unas 3.000 personas entraron en Serbia por el paso de Presevo, en el sur del país, donde han sido registrados y donde en la tarde de este viernes había unos 500 inmigrantes, según informó la emisora de televisión pública RTS.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario