La australiana Madeline Stuart, la primera modelo adulta con Síndrome de Down y uno de los símbolos de la inclusión social de los discapacitados, hizo realidad su sueño de desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York.