Refugiados sirios ansían poder reencontrarse con sus familiares

Los dos ancianos y cinco jóvenes de origen sirio que obtuvieron hace dos semanas la condición de refugiados por parte del Estado paraguayo dijeron que se sienten seguros y agradecen la acogida en el país, y manifestaron su anhelo por reunirse con sus familiares residentes en Bélgica y Estados Unidos.

La familia de sirios, integrada por un matrimonio de 94 y 75 años y sus nietos, una joven de 23 y un niño de 12, llegaron en marzo a Paraguay procedentes de Turquía junto a otros tres jóvenes de su mismo barrio, de 18, 21 y 29 años.

El estado paraguayo les concedió la estatus de refugiados y desde entonces viven en una casa en Asunción, gracias a los aportes económicos y cuidados de la comunidad de residentes sirios y libaneses en Paraguay.

“Hemos dejado un terreno muy peligroso donde estábamos, y ahora estamos en un lugar seguro”, expresó a Efe N.E.I., de 75 años, junto a su marido B.A.I., de 94,

“Todo lo que necesito ahora, mientras viva, es poder ver de nuevo a mis hijos. Tengo 75 años y no es seguro que vaya a vivir cien años, puede que me vaya mañana y quiero ver a mis hijos”, insistió.

Los ahora refugiados, que partieron desde una ciudad fronteriza entre Turquía y Siria, tenían un itinerario con 10 vuelos, y ya llevaban seis antes de llegar a Paraguay.

Les faltaban otros cuatro para aterrizar en España, desde donde esperaban poder alcanzar a sus familiares repartidos por Bélgica, Suecia, Alemania y Estados Unidos.

Pero en Asunción el servicio secreto estadounidense alertó a las autoridades paraguayas de que viajaban con pasaportes falsificados y les retuvieron, según explicaron.

Para poder iniciar el viaje, cada uno de ellos tuvo que pagar 12.000 dólares a una organización de trata de personas que les proporcionó los billetes de avión y unos pasaportes israelíes falsos, dijeron.

“Pasamos momentos muy terribles, muy malos, pero nos salvamos de la muerte”, expresó en árabe la mujer.

“Viene el asaltante, viene el ISIS (Estado Islámico) con el revólver en la mano y te corren. ¿Qué vas a hacer? No puedes más que huir. Por eso pasamos a Turquía”, añadió.

“Que dios bendiga a este pueblo y que les dé cada vez más. Como ellos nos cuidan, que dios les cuide y bendiga a sus hijos”, declaró la señora, cristiana ortodoxa, igual que su marido y sus nietos.

“Agradecemos a todos lo que hicieron por nosotros, al Gobierno paraguayo y a todos los que nos rodean”, expresó por su parte el hombre de 94 años.

Paraguay ha concedido refugio a un total de 23 ciudadanos sirios desde que empezó la guerra civil en ese país en 2011, mientras que otras 40 peticiones están pendientes de resolver, según la Comisión Nacional de Refugiados (Conare).

El Gobierno paraguayo anunció el miércoles que está abierto a recibir refugiados de guerra “en cantidades razonables” y cumpliendo con los requisitos de seguridad exigibles, según la Cancillería.

Más de tres millones de sirios se han convertido en refugiados desde que se inició la guerra, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

En las últimas semanas la llegada de refugiados sirios que escapan del conflicto en su país y piden asilo en países europeos ha provocado una crisis en varias fronteras del viejo continente y ha suscitado la preocupación de organismos internacionales, como Naciones Unidas.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario