Denuncian que Bélgica es un “coladero” de madera tropical protegida

La organización ecologista Greenpeace denunció a varias empresas del país de comerciar con material procedente de explotaciones ilegales en Camerún.

Según indica la ONG en su página web, esta madera de dudosa procedencia habría sido adquirida por firmas belgas a la Compañía de Comercio y de Transporte, la cual opera “con importantes volúmenes procedentes de empresas madereras implicadas en explotaciones ilícitas” en el país centroafricano.

Camerún es especialmente vulnerable al expolio de sus riquezas naturales, debido a los altos niveles de corrupción y a las numerosas debilidades de sus sistemas de control, afirman los ecologistas.

Greenpeace acusa a las autoridades belgas de no aplicar con la suficiente dureza el reglamento europeo que prohíbe el comercio de madera procedente de talas no autorizadas.

Los ecologistas consideran la mesa redonda sobre madera ilegal convocada para el 21 de septiembre por el Ministerio belga de Medio Ambiente “una ocasión” para que el Gobierno “anuncie medidas concretas contra un grave problema”.

Recuerdan que en los dos últimos años han interpuesto numerosas denuncias y han solicitado que “se aplique la ley” a catorce empresas, pero esta labor se ha saldado “sin una sola sanción”.

Desde que la importación de madera ilegal fue formalmente prohibida en 2013 en Europa, Greenpeace “no ha dejado” de denunciar infracciones al reglamento, especialmente de material obtenido en la Amazonía y la República Democrática del Congo, señala la organización.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario