Comunidad sirio-libanesa asiste a refugiados sirios

Residentes sirios y libaneses en Paraguay se encargan de las necesidades básicas de los dos ancianos y cinco jóvenes que obtuvieron hace dos semanas la condición de refugiados en el país, tras llegar desde Turquía intentando alcanzar Europa.

La familia de sirios, integrada por un matrimonio de ancianos de 94 y 76 años y sus nietos, una joven de 23 y un niño de 12, junto a otros tres jóvenes de 18, 21 y 29 años, comenzaron su proceso de arraigo temporal en el país, explicó a Efe el único misionero católico libanés en Paraguay, conocido como Abuna Andrés.

El párroco, del culto católico maronita y residente en Asunción desde hace 6 años, se ha encargado personalmente de ayudar a los recién llegados, que no hablan español, a integrarse en la ciudad.

Y junto a comerciantes de la arraigada comunidad sirio-libanesa en Paraguay, les ha buscado una casa de alquiler y ayudado en su pedido de refugio.

Paraguay ha concedido refugio a un total de 23 ciudadanos sirios desde que empezó el conflicto en 2011, mientras que otras 40 peticiones están pendientes de resolver, según la Comisión Nacional de Refugiados (Conare).

Estos siete asilados que llegaron juntos a Paraguay el mes pasado con pasaportes israelíes falsos tuvieron que pagar 12.000 dólares cada uno para obtener, por parte de una organización de trata de personas, los billetes de avión y la documentación, detalló Abuna.

“Ellos no sabían ni qué itinerario tomaban ni que les iban a dar pasaportes falsificados, fueron víctimas de una organización criminal”, dijo el párroco.

Los ahora refugiados, que partieron desde una ciudad fronteriza entre Turquía y Siria, tenían un itinerario con 10 vuelos, y ya llevaban seis antes de llegar a Paraguay. Les faltaban otros cuatro para aterrizar en España, desde donde esperaban poder alcanzar a sus familiares repartidos por Bélgica, Suecia, Alemania y Estados Unidos.

Cinco países no detectaron que los pasaportes eran falsificados, pero en Asunción el servicio secreto estadounidense alertó a las autoridades paraguayas, que retuvieron a los sirios, según la fuente.

Los siete solicitaron formalmente la condición de refugiados, y ahora tramitan una radicación temporal, mientras concluye el proceso judicial abierto tras su entrada irregular al país.

“Llegaron por casualidad. Además, ¿qué persona que sale de una guerra, o que cruzó el Mediterráneo para sobrevivir, va a tener sus documentos encima?”, manifestó Abuna.

El religioso explicó que los recién llegados necesitan poder trabajar y mantenerse antes de partir en algún momento para reunirse con sus familiares en otros países.

“No les falta de nada, más que la libertad, tienen todo asegurado por la comunidad, pero eso no puede ser permanente, tienen que poder mantenerse por sí mismos”, agregó.

Entre ellos hay un joven futbolista de un equipo del Líbano, y pertenecen a tres religiones diferentes: cristianos ortodoxos, musulmanes, y cristianos católicos.

Abuna explicó que se ha comunicado con el hijo de los ancianos, padre del niño de 12 años y la joven de 23, quien está aún en Turquía, intentando reunirse con otro de sus hijos y con su mujer, que se encuentran en suelo sirio.

Según el párroco, en Paraguay conviven unos 20.000 árabes de distintos países, pero principalmente de Siria y Líbano. Una gran parte de la comunidad se dedica al comercio y en su mayoría vive en Ciudad del Este, la segunda urbe de Paraguay, fronteriza con Brasil.

El misionero, dedicado también a elaborar un banco de datos de familias y árboles genealógicos de Medio Oriente, afirmó que desconoce la situación de las otras personas de origen sirio que han recibido recientemente la condición de refugiados en Paraguay, pero aseguró que en su mayoría se encuentran en Ciudad del Este.

El Gobierno paraguayo anunció hoy que está abierto a recibir refugiados de guerra “en cantidades razonables” y cumpliendo con los requisitos de seguridad exigibles, según la Cancillería.

Más de tres millones de sirios se han convertido en refugiados desde que se iniciara la guerra en el país en marzo de 2011, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

En las últimas semanas, la llegada de refugiados sirios que escapan del conflicto en su país y piden asilo en países europeos ha provocado una crisis en varias fronteras del continente y ha suscitado la preocupación de organismos internacionales, como Naciones Unidas.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario