Anuncian “movimiento” por la destitución de Rousseff

Diputados de los cuatro más importantes partidos de la oposición brasileña conformaron hoy un “movimiento” en favor de un juicio político con fines de destitución contra la presidenta Dilma Rousseff, que desde hace meses enfrenta una grave crisis política y económica.

“La finalidad de este movimiento es iniciar un amplio proceso de convencimiento en el Parlamento y la sociedad, sobre la necesidad de que se tomen medidas concretas contra este Gobierno”, declaró el diputado Carlos Sampaio, al anunciar la decisión de ese grupo.

A la iniciativa se sumaron diputados de los partidos de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Popular Socialista (PPS), Solidaridad (SD) y Demócratas (DEM), que esperan contar hasta con el apoyo de muchos parlamentarios de la base oficialista, también descontentos con la gestión de Rousseff.

El grupo fue bautizado como “Movimiento Pro-Impeachment”, por el nombre de la figura del derecho anglosajón que se usa en Brasil para definir la destitución de un jefe de Estado, y anunció desde ya su apoyo a una docena de pedidos de juicio político contra Rousseff que han sido presentados al Congreso por pequeños grupos sociales.

Sampaio, del PSDB, dijo que los diputados de ese movimiento están convencidos de que existen razones políticas y jurídicas para que un eventual juicio contra Rousseff vaya adelante.

Citó las corruptelas en la petrolera estatal Petrobras, que tienen como principal implicado al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), y también unas maniobras irregulares que el Gobierno hizo para maquillar su resultado fiscal del año pasado.

Asimismo, mencionó sospechas de que el dinero de la corrupción petrolera sirvió también para alimentar las finanzas de la campaña que el año pasado llevó a la reelección de Rousseff, lo cual está bajo investigación de las autoridades electorales y policiales.

Además de buscar apoyo parlamentario para un posible juicio contra Rousseff, el “Movimiento Pro-Impeachment” también se propone iniciar una recogida de firmas entre la sociedad, a fin de reforzar la “voz ya expresada en las calles”, declaró Sampaio.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff saluda a los asistentes al desfile militar / Archivo. EFE

La presidenta brasileña Dilma Rousseff saluda a los asistentes al desfile militar / Archivo. EFE

El diputado se refirió así a multitudinarias protestas que este año han llevado a millones de personas a las calles para protestar contra el Gobierno y, en ocasiones, exigir la renuncia o destitución de la presidenta.

Rousseff, quien el pasado 1 de enero asumió su segundo mandato de cuatro años, atraviesa por uno de sus momentos más difíciles desde que está en el poder, acorralada por una economía en recesión y una fragmentación de su base política que, en parte, ha sido generada por las corruptelas en Petrobras.

La combinación de las crisis política y económica han derrumbado su popularidad, que los últimos sondeos han situado en unos mínimos históricos de entre 7 y 8 %.

En medio de ese complicado escenario, el Gobierno recibió otro mazazo este miércoles, cuando la agencia Standard & Poors (S&P) rebajó la nota de riesgo de Brasil al nivel BB+, considerado como de “bono basura”, y con perspectiva negativa.

Esta es la primera agencia de riesgo que le quita a Brasil el llamado “grado de inversión”, la calificación que se otorga a los buenos pagadores y que Brasil gozaba desde 2008.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario