Chile podría ser el segundo país en eliminar transmisión VIH madre-hijo

Chile podría convertirse en el segundo país en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH, dijo a Efe el director ejecutivo de ONUSIDA, Michel Sidibé, durante una visita al país austral enmarcada en una misión del Programa Conjunto de Naciones Unidas en el Cono Sur de América.

“Pronto la presidenta Michelle Bachelet podrá decirle al mundo que Chile es el segundo país que ha logrado detener este círculo vicioso que provoca la continuación del virus”, dijo el maliense.

Según cifras proporcionadas por la organización, la tasa de infección del virus madre-hijo en Chile es de entre el 2 % y el 3 %, motivo por el cual en un futuro cercano, el país austral se podría convertir en el segundo país, después de Cuba, donde no nazcan niños con VIH.

“El sida ha dejado de ser una pandemia en Chile, pues el país ya ha sido capaz de controlar el número de nuevas infecciones”, explicó Sidibé.

Los esfuerzos para reducir el ritmo de nuevas infecciones están dando resultados en el país austral, donde según estimaciones de la organización hay solo 2.362 nuevos casos al año, unos 6,47 infecciones por día.

“Con estas cifras en la mano creo que sí podemos decir que el virus está controlado y que podremos poner fin a la pandemia del sida. Esto es una gran noticia”, manifestó el representante.

De ahí que en un futuro próximo Chile pueda alzarse como el segundo país del mundo en recibir la certificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por haber eliminado la transmisión del virus, que el pasado 30 de junio fue entregada a la isla antillana.

Para Sidibé una de las grandes victorias del combate contra el VIH ha sido lograr controlar la epidemia y reducir drásticamente el número de nuevos contagios, motivo por el cual augura que, aunque el virus no desaparecerá nunca, dentro de poco tiempo “dejará de ser un tema que centre la preocupación sanitaria de los gobiernos”.

El país austral podría convertirse en el segundo país, después de Cuba, donde no nazcan niños con VIH.

El país austral podría convertirse en el segundo país, después de Cuba, donde no nazcan niños con VIH.

“Hemos hecho unos avances inimaginables”, declaró el representante quien se mostró orgulloso de que el mundo haya logrado romper con la conspiración del silencio y aplacar la trayectoria del virus.

“La gente antes se moría, los hospitales estaban llenos de enfermos con sida y hoy podemos decir orgullosos que vivimos un contexto completamente distinto”, manifestó Sidibé.

América Latina y el Caribe, la única región del planeta que ha consensuado un conjunto de metas regionales de tratamiento y prevención del VIH para poner fin al sida como amenaza de salud pública para 2030, está avanzando “a pasos agigantados” para lograr esta meta e impulsar el compromiso hacia la sostenibilidad de las acciones necesarias para este fin, en una región que cuenta con 1,7 millones de personas con el VIH.

Entre 2000 y 2014, las nuevas infecciones del virus en la región disminuyeron un 17 % y las muertes relacionadas con la enfermedad cayó un 29 %.

Los avances en la cobertura también han sido notables, pues actualmente el 47 % de los adultos latinoamericanos y el 54 % de los niños de menos de 14 años infectados por el VIH reciben tratamiento farmacológico.

Ello es fruto, según Sidibé, de la puesta en práctica de la llamada “responsabilidad compartida” de los países de la región, que consiste en la implementación de mecanismos de financiación innovadores que incluyen al sector privado y el establecimiento de obligaciones mutuas entre los distintos países en materia de responsabilidad.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario