Fortaleciendo el capital humano

Los temas de corto plazo suelen dominar siempre la agenda de las políticas públicas, ya sea por la urgencia de los casos o por el deseo de obtener resultados inmediatos de la gestión. Pero esta vez ha ganado notoriedad la excepción dada por el compromiso con la formación de recursos humanos con la adjudicación de las primeras becas de excelencia ‘Carlos Antonio López’ (CAL) y el anuncio de la adopción del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, PISA por sus siglas en inglés.

No existe una receta para lograr el desarrollo económico de los países, pero se conocen algunas políticas que son indispensables.  Junto con la construcción de instituciones económicas y políticas sólidas, la inversión en capital humano es fundamental. Los países desarrollados han priorizado la expansión y acumulación del conocimiento como parte de su estrategia de crecimiento. En nuestra región, países como Chile y Brasil han invertido mucho en la formación de especialistas y científicos para construir su núcleo pensante dedicado a la investigación y desarrollo.

El Paraguay se suma hoy a esos países con el otorgamiento de las primeras 89 becas a estudiantes paraguayos para sus cursos de postgrado, en un programa al que acceden aquellos que sean aceptados por las 350 mejores instituciones universitarias del mundo. El fondo conformado con aportes de  US$ 53 millones del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) y de US$ 20 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está pensado para becar a 1.500 estudiantes de  maestría y doctorado en el periodo de 2015-2020.

Probablemente no habrá suficientes candidatos en los inicios del programa, por la falta de conocimiento de idiomas y la escasa formación de los profesionales egresados de nuestras universidades, pero la creación del fondo de becas CAL constituye un fuerte incentivo para los profesionales jóvenes que tienen el interés en la investigación y la especialización profesional. Un paso importante para nuestro país, teniendo en cuenta que hasta ahora pocos estudiantes anualmente iban al exterior para seguir su maestría o doctorado, y tenían la oportunidad y posibilidad de hacerlo.

Las condiciones de las becas, que contemplan el cofinanciamiento y el compromiso de retornar al país, permiten economizar recursos y generar un efecto multiplicador previsible con la reinserción y la tutoría que podrán ejercer los investigadores y especialistas en el entorno universitario.

Las condiciones de las becas, que contemplan el cofinanciamiento y el compromiso de retornar al país, permiten economizar recursos y generar un efecto multiplicador previsible con la reinserción y la tutoría que podrán ejercer los investigadores y especialistas en el entorno universitario

Las condiciones de las becas, que contemplan el cofinanciamiento y el compromiso de retornar al país, permiten economizar recursos y generar un efecto multiplicador previsible con la reinserción y la tutoría que podrán ejercer los investigadores y especialistas en el entorno universitario

Sin embargo, pareciera que existen varias tareas que quedan pendientes para la optimización de los recursos de esta buena iniciativa. La primera tiene que ver con la necesidad de una amplia difusión de las condiciones para las becas y de las opciones de estudios en las universidades del exterior; y, particularmente, de campañas de información en los centros de enseñanza superiores para preparar con antelación a los futuros candidatos.

Las becas de grados existentes deberían ser otorgadas de acuerdo con la capacidad intelectual y económica de los postulantes, apoyando a los estudiantes de escasos recursos capaces y motivados, de manera que ellos puedan dedicarse exclusivamente al estudio. Habría que facilitar becas a estudiantes de bajo ingreso para aprender idiomas en los centros de enseñanza de reconocido prestigio para emparejar, en parte, la cancha de la competencia.

Es necesario el seguimiento de los becados para alentarlos y, al mismo tiempo, facilitarles los vínculos con sus universidades locales y profesores para que mantengan el ‘cable a tierra’. Asimismo, trabajar en la estrategia de retorno de los becarios, que pasa por crear las condiciones atractivas para que ellos, a su regreso, puedan seguir en la investigación o dedicarse plenamente a su especialidad. Con el fondo de becas CAL se avizora que en el plazo de dos a cinco años, con el retorno de los primeros profesionales paraguayos preparados y motivados, el capital humano del país se fortalecerá en áreas críticas.

El Paraguay se suma hoy a esos países con el otorgamiento de las primeras 89 becas a estudiantes paraguayos para sus cursos de postgrado

El Paraguay se suma hoy a esos países con el otorgamiento de las primeras 89 becas a estudiantes paraguayos para sus cursos de postgrado

Por otra parte, también la evaluación PISA cada tres años ayudará a mejorar el capital humano del país, conociendo nuestra ubicación a nivel internacional en la formación de estudiantes de 15 años de edad. Se trata, pues, de medir la capacidad y competencia en lectura, matemáticas y ciencias naturales de los estudiantes en su fase de formación básica y de revisar en forma periódica el avance o retroceso de la educación. Esta prueba abre una nueva etapa para comparar entre países la calidad de la educación y la cantidad de recursos financieros destinados a ella.

Desde el advenimiento de la democracia, la cartera de educación ha venido recibiendo mucho más recursos, pero está visto que la calidad de la educación no mejora con la simple mayor asignación presupuestaria, pues, el nivel del magisterio, lejos de mejorar, ha empeorado.

No hay que olvidar, desde luego, que la formación educativa no depende solo de las instrucciones recibidas en el aula, sino también del entorno social y familiar y de las condiciones socioeconómicas de los educandos. Por consiguiente, para mejorar el capital humano desde  la base se debería, además de  mejorar la formación docente, insistir con las políticas sociales y económicas dirigidas a mejorar las condiciones de vida de la población, principalmente de los estratos más carenciados.

La prueba PISA nos va a dar visibilidad  pero, al mismo tiempo, constituirá un desafío para mejorar la educación en el aula  y el entorno que condiciona el aprendizaje.

Dionisio Borda


Dionisio Borda fue ministro de hacienda durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos y el de Fernando Lugo. Además es PhD en Economía por la University of Massachusetts de Estados Unidos.

Ningún Comentario

Deja un comentario