En 2015 se han usado bombas racimo en cinco países

Durante este 2015, se han utilizado municiones de racimo en cinco países en conflicto: Libia, Siria, Sudán, Ucrania y Yemen, denunció hoy el informe anual de la Coalición sobre este tipo de armamento. Estas se prohibieron en 2008 debido a su efecto indiscriminado en el momento de ser usadas y al daño prolongado que producen sobre los civiles.

Generalmente tras ser disparadas explotan en el aire y esparcen docenas y, a veces, cientos de pequeñas submuniciones sobre áreas del tamaño de una cancha de fútbol pero, a menudo, el mecanismo falla y no explotan, dejando restos peligrosos que son igual de dañinos que las minas antipersonales.

Es por ello que se adoptó la Convención de Municiones de Racimo, el acuerdo internacional que prohíbe el uso, desarrollo, fabricación, adquisición y almacenamiento de las bombas de racimo y que asiste a las víctimas de estos artefactos.

Desde la entrada en vigor del acuerdo, en agosto de 2010, se han sumado 118 países, de los que sólo 94 lo han ratificado completamente.

No existe información confirmada o denuncias de nuevos usos de las municiones de racimo por parte de ningún Estado Parte desde que se adoptó la Convención, en mayo del 2008.

Sin embargo, durante este año, se ha detectado el uso de municiones en cinco países no signatarios: Libia, Siria, Sudán, Ucrania y Yemen.

Según el informe, se usaron bombas de este tipo en dos lugares en Libia a principios del 2015, pero no fue posible determinar quien fue el responsable de su utilización, especifica el estudio.

Las fuerzas del gobierno sirio comenzaron a utilizar municiones de racimo a mediados del 2012 hasta la fecha, mientras que los yihadistas del Estado Islámico las han utilizado desde 2014, recoge el informe.

Las fuerzas armadas de Sudán utilizaron las bombas en la provincia sureña de Kordofan en el primer semestre del 2015, registra el texto.

Tanto el Ejército ucraniano como los rebeldes separatistas prorrusos usaron municiones de racimo en las provincias de Donestsk y Luhansk en 2014 y principios de 2015, según las investigaciones.

“Uno o más miembros de la coalición liderada por Arabia Saudí ha utilizado municiones de racimo en aéreas al norte de Yemen desde el 25 de marzo del 2015 en operaciones contra los rebeldes hutíes”, especifica el informe.

Desde 2013 se han documentado nuevas víctimas en Afganistán, Camboya, la República Democrática del Congo, Croacia, Irak, Laos, el Líbano, Libia, Serbia, Sudán del Sur, Sudán, Siria, Ucrania y Vietnam, así como en los territorios de Kosovo, Nagorno-Karabakh, y Sahara Occidental.

En 2014, nuevas víctimas de ataques de municiones de racimo se registraron en Siria y por primera vez, en Ucrania.

Desde el 2012, al menos 1.968 víctimas de municiones de este tipo se registraron en Siria, una cifra que supera el total global de víctimas desde que se adoptó la Convención.

Entre 2010 y 2014 se han limpiado 255 kilómetros de terreno, sin embargo, en los últimos dos años los conflictos ya la inseguridad han impedido los esfuerzos de descontaminación de dichos artefactos en Afganistán, Irak, Libia, Somalia, Sudan del Sur, Siria, Ucrania y Yemen

Desde septiembre del 2014, cinco signatarios han ratificado la convención: Canadá, la República del Congo, Guinea, Paraguay y África del Sur.

Dieciséis países continúan produciendo municiones de racimo o se reservan el derecho de producir en un futuro, pero solo tres de estos estados las utilizan: Israel, Rusia y Estados Unidos.

Los principales productores de armas, como Estados Unidos, Rusia y China, no forman parte de la Convención.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario