A menos de veinte días de la llegada del papa Francisco, La Habana se concentra en los preparativos para recibirle: en la plaza de la Revolución ya está instalado el altar desde el que oficiará una misa multitudinaria y se limpian calles y fachadas de las iglesias por las que pasará.