Estados Unidos formará a guardias carcelarios

El Gobierno firmó este martes un acuerdo con el de Estados Unidos para desarrollar un programa de formación de los agentes de las hacinadas cárceles del país, informó el Ministerio de Justicia.

El acuerdo permite que Estados Unidos siga cooperando con Paraguay “para las capacitaciones de agentes y funcionarios penitenciarios involucrados en la reforma penitenciaria en desarrollo”, según un comunicado del Ministerio.

De esta manera, el Gobierno contará con asistencia técnica estadounidense para “profesionalizar el servicio penitenciario” y mejorar las condiciones de las cárceles, en su mayoría en estado de hacinamiento, según ha denunciado la ONU, la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros organismos internacionales.

El programa de formación de los agentes se llevará a cabo gracias a la financiación del proyecto de “Reforma Penitenciaria y del Sector Justicia” de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL) del Departamento de Estado de Estados Unidos.

El convenio pretende ofrecer a los funcionarios penitenciarios un programa sobre poblaciones vulnerables, justicia para adolescentes, normas de derechos humanos, manejo de mujeres infractoras, operaciones de inteligencia carcelaria y amenazas de seguridad.

También sobre administración de cárceles, clasificación de presos, manejo de casos, registros, libertad condicional, sistemas previos al juicio, industrias dentro de las cárceles y programas de formación profesional para personas privadas de libertad, según el comunicado del Ministerio.

El acuerdo fue subscrito hoy por la ministra de Justicia, Sheila Abed y por la embajadora estadounidense en Asunción, Leslie A. Bassett.

La tasa penitenciaria de Paraguay ha pasado de 70 personas presas por cada 100.000 habitantes en 1996, a 140 en 2013, según el último censo penitenciario.

En el país, cerca del 70 por ciento de la población penitenciaria no tiene condena y una persona puede estar presa durante un promedio de un año antes de que se realice su juicio, según cálculos del Ministerio de Justicia.

Esta situación provoca que algunos internos no tengan ni celdas ni camas a su disposición y que centenares de ellos se vean obligados a dormir en el suelo de los patios y pasillos.

Para aliviar la congestión, el Ministerio de Justicia está desarrollando una reforma que plantea la construcción de nuevas infraestructuras carcelarias.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario