Niños de entre cinco y diez años se juegan la vida convertidos en aguerridos jinetes a lomos de caballos de carreras en Sumbawa, una pequeña isla de Indonesia.