Ritmos afrocaribeños en el carnaval de Notting Hill

En un día fresco y nublado en Londres, las calles del barrio de Notting Hill se inundaron hoy de color y música para celebrar su tradicional carnaval, al que miles de personas acudieron para escuchar ritmos como el calipso o el reggae.

Ritmos afrocaribeños en el carnaval de Notting Hill


Llamativos disfraces y carrozas de colores recorrieron este barrio de la capital británica en una de las mayores fiestas callejeras de Europa, controlada por un fuerte dispositivo policial.

El desfile, que se celebra entre hoy y mañana lunes -festivo en el Reino Unido-, tuvo hoy la jornada dedicada a la familia, en la que miles de personas movieron el cuerpo al ritmo de música afrocaribeña mientras se vendía en la calle comida del Caribe.

En las esquinas se vendían cervezas jamaicanas, fríjoles, pollo a la brasa, plátano frito y mazorcas de maíz.

Pese a la popularidad de este evento, las fuerzas del orden indicaron hoy que la amenaza de lluvia de mañana puede empañar los festejos de la última jornada de fiesta.

La policía tuvo que poner orden hoy en algunos puntos del barrio por la gran cantidad de personas en estado de embriaguez.

El calipso, la soca y el reggae son los ritmos que más se escucharán en estos dos días del carnaval, cuyo acto principal será el gran desfile del lunes que recorrerá Notting Hill.

Está acompañado por bandas de percusión de cacerolas de acero, que contribuyen a aumentar el ambiente festivo.

Una asistente al carnaval, la británica Sophie Kennedy, dijo a Efe que le “encanta” el carnaval y “la música reggae es mi favorita. Este es el sitio perfecto para mí”.

En tanto, un vecino de este barrio, William Medley, de 35 años y padre de un niño de tres años, dijo que el carnaval es “una oportunidad para que los chicos puedan correr y ver algo diferente, interactuar con la gente y disfrutar de la comida, los olores, los sonidos y el baile. Es un ambiente festivo fantástico”.

Otros asistentes no han ocultado su inquietud por la seguridad como ha ocurrido otros años, cuando las fuerzas del orden practicaron detenciones por altercados en las calles, en su mayoría ocasionados por el excesivo consumo de alcohol.

Las fuerzas del orden de la capital han reforzado la seguridad del carnaval, especialmente para mañana pues se espera un alto número de personas al tratarse de un día festivo en el Reino Unido.

“Queremos que los visitantes vengan y lo disfruten mientras permanecen seguros. Desafortunadamente, dado el gran número de personas que atrae el evento, siempre habrá un número pequeño (de personas) que ve la oportunidad de cometer delitos”, dijo hoy Robyn William, la agente de Scotland Yard responsable este año de la seguridad del carnaval.

El origen de esta fiesta está en las manifestaciones callejeras de júbilo que estallaron en 1833 en Trinidad con motivo de la abolición de la esclavitud.

La población negra tomó entonces las calles para celebrar su carnaval con música, danza y vestidos, con lo que dio comienzo a una tradición que se fue consolidando con el tiempo.

Cuando los primeros inmigrantes afrocaribeños llegaron al Reino Unido en la década de los pasados años 50 trajeron consigo sus tradiciones musicales.

En un principio, el carnaval se celebró en un lugar cerrado del norte de Londres, pero en 1964 se trasladó a Notting Hill.

Con el tiempo, la fiesta fue creciendo y ahora se ha convertido en una gran celebración multicultural en el que todos los ritmos están aceptados, como la salsa o el hip hop.

Pero la popularidad del carnaval fue importante en 1999 al estrenarse la película “Notting Hill”, que protagonizaron el actor británico Hugh Grant y la estadounidense Julia Roberts, que rodaron en las calles de este barrio, en el que también vivió el primer ministro conservador, David Cameron.

Viviana García –  EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario