Condenan a tres periodistas de Al Yazira a tres años de cárcel

El Tribunal Penal egipcio de El Cairo sentenció hoy a tres años de cárcel a tres periodistas de Al Yazira acusados de difundir noticias falsas y de no contar con permisos de trabajo para ejercer su profesión en el país.

Los reporteros se enfrentaban a un nuevo juicio, después de que el Tribunal de Apelación de El Cairo anulara a principios de año las condenas a siete y diez años de cárcel contra Mohamed Fahmy y Baher Mohamed y otros cinco imputados, entre ellos el australiano Peter Greste, deportado a Australia en febrero.

El presidente del tribunal, Hasan Farid, ha estipulado una pena contra Fahmy, Mohamed, Greste y otros dos acusados de tres años de cárcel, y otros seis meses más para Mohamed.

Dos de los imputados han sido declarados inocentes por el tribunal que ha insistido en que los procesados no son periodistas.

A pesar de las continuas denuncias de organizaciones nacionales e internacionales, las autoridades egipcias han insistido en repetidas ocasiones que en Egipto no hay periodistas encarcelados por delitos relacionados con la libertad de expresión.

Según la sentencia, además de trabajar sin las acreditaciones correspondientes, no estaban dados de alta en los registros de las autoridades correspondientes, trabajaban para un medio sin autorización, habían introducido al país material para grabar de manera clandestina y emitían desde un hotel sin contar con los permisos pertinentes.

Precisamente el caso se conoce también como el de la “célula del Marriot” por ser en este hotel de El Cairo, desde donde los periodistas emitían para el canal en inglés de la televisión catarí Al Yazira.

Tras la lectura de los veredictos, los acusados, que habían llegado por su propio pie al tribunal, han sido detenidos por las fuerzas de seguridad.

La mujer de Fahmi, Marwua Fahmi, aseguró a Efe tras escuchar la sentencia que esperaba que el presidente del país, Abdelfatah al Sisi, lo indultara.

“No hay igualdad, esperamos que el presidente lo indulte. Igual que hicieron con Greste, que le dejen marchar. Le pidieron que renunciara a la nacionalidad egipcia para expulsarlo a Canadá, pero luego no cumplieron su compromiso”, agregó visiblemente afectada.

Peter Greste fue deportado en febrero por las autoridades egipcias y Fahmi, de nacionalidad canadiense, renunció a su pasaporte egipcio esperando que le fuera aplicada una medida similar a la de su compañero australiano.

La sentencia todavía puede ser apelada ante el Tribunal de Casación, que ya anuló la anterior condena dictada contra ellos.

En la sesión también estuvo presente la abogada defensora de los derechos humanos Amal Clooney, esposa del actor estadounidense George Clooney, y que defiende a Fahmi en el proceso.

La cadena de televisión catarí, que calificó el proceso de politizado, condenó en un comunicado el veredicto y aseguró que no habían ninguna prueba de que sus periodistas transmitieran noticias falsas.

“El fallo fue dictado pese a que no hay pruebas que respalden las acusaciones contra ellos. La sentencia contra nuestros periodistas suponen un ataque contra la libertad de expresión, por lo que este es un día negro para la justicia egipcia”, agregó la nota.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario