Diputadas lamentan disturbios

La diputada Rocío Casco, del partido Avanza País, y la diputada Olga Ferreira, titular de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara baja, lamentaron los disturbios que en la noche del miércoles causaron 30 heridos en un choque entre policías y manifestantes en el centro de Asunción.

Ferreira pidió la comparecencia de los ministros de Interior, Francisco de Vargas, y de Trabajo, Guillermo Sosa, para que den explicaciones sobre el suceso, ocurrido frente a la sede del Ministerio de Trabajo al finalizar una protesta convocada por siete centrales sindicales.

Por su parte, Casco afirmó que los disturbios fueron “un abuso por parte de las fuerzas del orden”, y contra “los derechos de organizarse, la libertad sindical y los derechos laborales”, según un comunicado remitido por la Cámara de Diputados.

La parlamentaria criticó además que los agentes “ingresaron a las carpas para reprimir, inclusive, a trabajadores de una línea de transporte que estaban crucificados”, en referencia a once empleados de la línea 49 de colectivos que protestan desde hace casi 60 días clavados a cruces de madera extendidas en el suelo por el despido de 51 chóferes de la compañía.

Casco calificó la actuación policial de “práctica stronista” y pidió que se resguarden los derechos de los trabajadores en virtud de la Constitución y de los convenios internacionales que el país ha suscrito.

Al menos 30 manifestantes resultaron heridos en la noche del miércoles por impacto de balines de goma, patadas y golpes de porra después de un enfrentamiento con la Policía.

La marcha, convocada por siete centrales sindicales, denunciaba la “criminalización de las luchas sociales y sindicales” en Paraguay, así como las imputaciones a dirigentes de trabajadores por participar en huelgas o manifestaciones y pedía la renuncia del ministro de Trabajo, Guillermo Sosa.

Sosa defendió hoy la actuación de los policías, mientras que varios sindicalistas, algunos de ellos heridos durante el altercado, presentaron un escrito ante la Fiscalía para denunciar los hechos de violencia.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario