El Ministerio del Interior italiano prevé esa cantidad de inmigrantes por el Mediterráneo en el próximo mes y que se sumarán a los más de 111.000 que han desembarcado en lo que va de año.


Tres mujeres nigerianas amamantan a sus bebés al desembarcar en Italia / MSF

Según los datos publicados hoy por los medios de comunicación, de estos el mayor número son refugiados eritreos (29.019), nigerianos (13.788), somalíes (8.559), sudaneses (6.745) y sirios (6.324), por lo que la mayoría de ellos tienen derecho a alguna forma de protección internacional.

Dichos medios explican que ante las continuas y masivas llegadas de refugiados -sólo ayer fueron rescatados 3.000-, el Ministerio del Interior está pensando en abrir antiguas cárceles o áreas industriales abandonadas para dar acogida a estas personas, ya que los centros previstos comienzan a estar colapsados.

El sistema de acogida, explica hoy el diario “La Repubblica”, está a punto de colapsar, pues actualmente acoge a 93.608 refugiados.

Fuentes del Ministerio del Interior citadas por este diario afirman que se esperaba que disminuyeran las llegadas, pero están aumentando como si los traficantes tuvieran prisa de enviar a todos antes de que termine el verano.

Desde Interior explican que además está aumentando la llegada de los llamados “inmigrantes económicos” procedentes del norte de África (países como Egipto y Marruecos) que no tienen derecho a recibir asilo.

“Desde hace tiempo esto no sucedía. Probablemente se debe al cierre de la frontera con España y que les ha obligado a buscar nuevas rutas. Los marroquíes son todos expatriados ya que tenemos un buen acuerdo de readmisión con el país”, aseguran las fuentes al diario italiano.

Aunque, añaden, llegan a Italia muchísimos menores, entre 16 y 17 años, procedentes de Egipto y que no pueden ser expatriados ya que deben ser protegidos hasta que alcancen la mayoría de edad.

EFE