Tala clandestina en reserva mexicana aumenta 284 % en un año

La tala clandestina en la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca, en el centro de México, aumentó un 284,2 % en el periodo 2014-2015 respecto al lapso precedente, y prácticamente toda la superficie perdida se concentra en una comunidad, según un estudio divulgado hoy.

De acuerdo con el monitoreo forestal del área, en el último año se degradaron en total 21,01 hectáreas de bosques en la zona núcleo de la reserva, de las cuales 19,90 fueron afectadas por tala clandestina y 1,11 por sequías, plagas, rayos y deslaves, sostiene el estudio divulgado por la WWF, la UNAM y Telcel.

En el periodo 2013-2014, se perdieron 2,82 hectáreas por causas naturales y 5,18 por tala clandestina, para un total de 8 hectáreas. Esto implica que la pérdida causada por la tala clandestina aumentó un 284,2 %, es decir que casi se cuadruplicó, agregó la información.

De las 19,90 hectáreas perdidas por esta causa en el último año, 19,13 (96 %) corresponden a tala clandestina a gran escala en la comunidad de San Felipe de los Alzati, en el estado de Michoacán, una de las 32 propiedades agrarias que participan en el Fondo para la Conservación de la Mariposa.

Mientras el 0,77 % representa la “tala hormiga” en otras 11 comunidades, indicó el informe.

“Durante años la inmensa mayoría de los ejidos y comunidades propietarias de predios en la zona núcleo ha demostrado su compromiso con la conservación de los bosques de hibernación de la mariposa monarca”, dijo Omar Vidal, director general del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en México.

Desafortunadamente, añadió, “durante los últimos tres años se ha documentado tala ilegal en la comunidad de San Felipe de los Alzati”.

Por lo anterior, “es indispensable que las autoridades incrementen la vigilancia y se estreche el diálogo con esta comunidad para conocer las causas y detener la degradación forestal de manera inmediata”, sostuvo.

Vidal destacó el “ejemplo exitoso” de la comunidad de Crescencio Morales (Michoacán) donde ocurrió más de la mitad de la tala a gran escala entre 2001 y 2012 y que después de incorporarse y recibir apoyos del Fondo Monarca logró prácticamente eliminar la degradación de su bosque.

Por su parte, Víctor Manuel Sánchez, director del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que “el monitoreo del bosque se llevó a cabo comparando imágenes de satélite y fotografías”.

Agregó que los resultados fueron validados en el campo por personal especializado de la Dirección de la Reserva, la Comisión Nacional Forestal, el Instituto de Biología de la UNAM y la alianza entre el WWF y la empresa de telecomunicaciones Telcel, “acompañados por autoridades de los ejidos y comunidades”.

“El monitoreo anual de la cobertura forestal es la base para asignar los incentivos económicos del Fondo Monarca, mecanismo coordinado por WWF y el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza, en estrecha vinculación con el Gobierno federal, los Gobiernos de Michoacán y el Estado de México, y organizaciones de la sociedad civil”, añadió.

En 2014, los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Estados Unidos, Barack Obama, así como el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, conformaron un grupo de trabajo trinacional para proteger a la mariposa monarca y su hábitat.

La monarca migra más de 4.000 kilómetros desde Canadá y Estados Unidos hasta Michoacán y el Estado de México. Los bosques de la reserva, que abarca 56.259 hectáreas, están formados por oyamel, pino, cedro y encino, y en ellos habitan 132 especies de aves, 56 de mamíferos, 432 de plantas vasculares y 211 de hongos.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario