Empate con sabor a poco

El Decano igualó 1-1 ante Águilas Doradas en el juego de ida por la segunda fase de la Copa Sudamericana. El goleador de la competencia, Ariel Núñez adelantó al franjeado, pero sobre el final, Luis Páez puso la paridad inesperada. La revancha será el 15 de setiembre en suelo cafetero.

Empate con sabor a poco

El juego mostró a un Olimpia incisivo y agresivo de entrada, tratando de presionar al adversario en su campo al y no dejarlo salir. Los errores se cometían en el armado final de las acciones, donde Salgueiro intentaba, pero no encontraban los intérpretes adecuados.

Francisco Arce dispuso el mismo esquema utilizado ante Huachipato en condición de local. Es decir, Paniagua se paró delante de la línea defensiva como un volante central. Por eso, tanto Silva como Torres tenían que completar la retaguardia cunado no se tenía el balón formando finamente una línea de cuatro.

Esta situación descompaginó el accionar de los inicialmente denominados como carrileros, quienes no llegaban a tiempo para la marca, como tampoco eran profundos en sus avances, quedando a media agua.

Por eso, el que sorprendió en un avance fue Aranda, a quien le cometieron un penal que Salgueiro lo desperdició al patearlo mal, permitiendo el lucimiento del arquero colombiano Piedrahita.

Esto ocurría a los 18 minutos, y a partir de ahí le costó tener precisión al Decano. Asimismo, los visitantes generaron cierto peligro con algunos avances que causaron desconcierto en la última línea local.

El arranque de la complementaria fue otro. Zeballos se perdía un gol increíble a escasos metros de la línea de gol y con el arco en blanco. Pero después apareció el goleador de la O en la Copa: Ariel Núnez.

La asistencia fue de Salgueiro, para que Núñez (52’) definiera sin perder tiempo a la entrada del área y desatara la fiesta en las gradas, con un grito entre la alegría y el desahogo. El artillero decano llegaba así a 4 goles en 3 partidos. Está intratable.

Cuando el elenco franjeado parecía que podía incrementar su ventaja, comenzó a perder precisión y dejó que el rival le ocasionara peligro en un par de ocasiones, hasta que llegó el balde de agua fría para todos.

Una pelota que no pudo sacar la defensa decana y recorrió de un lado al otro el área de Barreto fue definido por Luis Páez (86’) para establecer la paridad y silenciar por un instante el Defensores del Chaco.

Mal resultado para Olimpia, que no definió el juego cuando podía y tuvo que conformarse con el empate final. La revancha será recién el martes 15 de setiembre en suelo cafetero, en un partido en el que el Decano tendrá que mostrar más que nunca su estirpe copera para avanzar a octavos.

Ningún Comentario

Deja un comentario