Conceden refugio a siete ciudadanos sirios

El Estado paraguayo aprobó este lunes la condición de refugiadas de siete personas de origen sirio que llegaron al país con pasaportes israelíes falsos que les vendieron en un paquete de viaje para llegar a España.

Una familia integrada por un matrimonio de ancianos de 90 y 75 años y sus nietos, una adolescente y un niño, junto a otros tres jóvenes de 20, 21 y 29 años, recibieron la condición de refugiados por las autoridades tras demostrar su procedencia, según dijo a Efe el secretario ejecutivo de la Comisión de Refugiados de Paraguay (Conare), Martín Paiva.

Los siete refugiados provienen de Qamishli, una ciudad siria fronteriza con Turquía, donde un grupo les ofreció el paquete de viaje con documentación falsa para poder juntarse con sus familias en Alemania, Bélgica o Suecia, según el funcionario.

“Fueron víctimas de un grupo criminal que les hizo un itinerario con 10 vuelos. Llevaban seis vuelos antes de llegar a Paraguay y les faltaban otros cuatro antes de llegar a España”, explicó Paiva.

Cinco países no detectaron que los pasaportes eran falsificados porque “tenían una tecnología muy alta”, según la fuente.

Pero las autoridades, que habían sido alertadas por las uruguayas de que se habían producido más casos de este tipo, detectaron la falsificación.

Al ser retenidos en Asunción, los siete solicitaron formalmente la condición de refugiados, y ahora tramitan una radicación temporal de tres años.

Paraguay ha concedido refugio a un total de 23 ciudadanos sirios desde que empezó el conflicto, mientras que otras 40 peticiones aún están pendientes, según Paiva.

“Toda persona que demuestre las condiciones en que estaba siendo amenazada o perseguida en su país de origen, por su condición política, religión o clase social puede ser amparada”, añadió.

El funcionario explicó que aunque entraran al país con pasaportes falsos, la Convención de Ginebra establece “la no sanción por ingreso irregular”.

“Nos basamos en un protocolo, es una decisión humanitaria”, declaró.

Los siete viven en Paraguay con la ayuda de la asentada comunidad sirio-libanesa, que les asiste en lo básico para que puedan vivir.

“Están en buenas condiciones de salud, algunos tienen parientes o amigos que les están ayudando en Paraguay”, declaró Paiva.

La Comisión de Refugiados de Paraguay está integrada por nueve miembros representantes del Congreso, del Gobierno, de las Naciones Unidas y por el Comité de Iglesias para Ayuda de Emergencia (Cipae).

Más de tres millones de sirios se han convertido en refugiados desde que se iniciara la guerra en el país en marzo de 2011, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario