Francia condecora a pasajeros que evitaron acto de terrorismo

Francia condecoró hoy con la máxima distinción del país, la insignia de Caballero de la Legión de Honor, a cuatro pasajeros que el pasado viernes redujeron al atacante de un tren Thalys entre Ámsterdam y París, a quienes puso como modelos de actuación ante el terrorismo.

Los estadounidenses Spencer Stone, Alek Skarlatos y Anthony Sadler, de entre 22 y 23 años de edad, y el británico Chris Norman, de 62, protagonizaron hoy la recepción en el Elíseo en la que el presidente francés, François Hollande, rindió homenaje a su “valentía” y “sangre fría”.

“Vuestro heroísmo debe ser un ejemplo para muchos y una fuente de inspiración. Ante un mal que está ahí y que se llama terrorismo, hay un bien, el de la humanidad. Es el que vosotros encarnáis”, señaló el jefe del Estado.

El presunto terrorista es el marroquí Ayoub El Kahzzani, de 26 años de edad, que subió a ese tren en Bruselas con un kalashnikov, nueve cargadores, una pistola automática y un cúter, e hirió gravemente a dos personas antes de ser reducido.

“En ese tren había 500 viajeros. El terrorista llevaba 300 municiones. Esto da una idea de lo que podría haber pasado”, señaló Hollande, que reconoció que su intervención evitó “una masacre, una carnicería”.

El presidente recordó hoy también al pasajero francés que intentó neutralizar al joven islamista en primer lugar -que ha querido permanecer en el anonimato- y al franco-estadounidense que resultó herido de bala en la espalda durante el ataque, quienes serán condecorados más adelante.

Y subrayó que de lo sucedido puede extraerse la lección de que “es posible resistir al terror” y de que la sociedad nunca será débil mientras se mantenga unida.

“Hice lo que tenía que hacer”, destacó por su parte a la salida de la ceremonia el británico Norman, que animó a todo el mundo a plantearse cómo habría reaccionado en la misma situación.

 

Hollande sí dejó claro, no obstante, que más allá de la “responsabilidad individual” son los poderes públicos quienes deben actuar en primer lugar, razón por la que avanzó que habrá reuniones con los ministros de Interior y Transporte para estudiar qué nuevas medidas pueden tomarse.

La compañía ferroviaria francesa SNCF se ha comprometido de momento a poner un número de teléfono para señalar incidencias, pero descarta realizar un control sistemático de todos los pasajeros, como se hace en los aeropuertos, porque el volumen de viajeros es 20 veces superior al del tráfico aéreo y sería inviable.

El agresor del Thalys, que estaba fichado en Francia, España, Bélgica y Alemania por su potencial riesgo, escondió su armamento en una bolsa de deporte, y en sus interrogatorios en la Subdirección Antiterrorista (SDAT) se ha presentado como un marginal sin ánimo terrorista, que sólo quería robar para comer.

El ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, dijo este sábado que además de su paso por España hasta 2014, se sabe que vivió en Bélgica en 2015.

Informaciones filtradas por España apuntan que vivió en Francia y viajó a Siria, pero las autoridades francesas, según fuentes cercanas a la investigación citadas por los medios, no tienen constancia de que se le hubiera controlado en territorio galo entre febrero de 2014 y el día del ataque.

Los servicios de seguridad, que están analizando también los dos teléfonos móviles que llevaba durante la agresión, tienen hasta este martes para interrogarle y antes de presentarlo ante un juez.

Su padre, Mohamed, que vive en Algeciras (sur de España), señaló este domingo en una entrevista al diario británico “The Telegraph” que hace cerca de 18 meses se había ido a trabajar a Francia, donde fue despedido de una empresa de telecomunicaciones al cabo de un mes, y le describió como un chico “muy trabajador”, que “nunca hablaba de política.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario