“Tendré una muerte honesta, en lugar de morir de hambre”

Sultán al Mahabi, de 25 años, utiliza su moto para transportar a los clientes por las calles de Saná, pero el actual conflicto en el Yemen, que ahoga el suministro de combustible y alimentos, amenaza con hacerle perder su trabajo y el acceso a comida para su familia.

“Tendré una muerte honesta, en lugar de morir de hambre”


Si eso ocurre, Sultán promete unirse a las milicias rebeldes chiíes de los hutíes: “Me iré a la frontera con Arabia Saudí para combatir, no tendré otra opción. Tendré una muerte honesta en lugar de morir de hambre”.

La crisis humana en Yemen ascendió como consecuencia de los combates entre los rebeldes chiíes del grupo Ansar Alá (o los hutíes) y las milicias leales al presidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, apoyadas por la aviación de una coalición árabe-musulmana, que bombardeó esta semana un puerto estratégico en el oeste del país.

El puerto de Al Hudaida, ubicado a 220 kilómetros al oeste de Saná, fue blanco de diez bombardeos los pasados lunes y martes.

Dicho puerto es el único paso fronterizo marítimo que se encuentra bajo el control de los hutíes y el único acceso para la importación de los combustibles, de alimentos y de ayuda humanitaria a la capital yemení y a las zonas del norte y el oeste del país que todavía están bajo el control de los rebeldes.

“Tengo cinco litros de gasolina, y es posible que pare de trabajar si no consigo más”, dice Sultán en declaraciones a Efe.

Gracias a las idas y venidas con su moto, Sultán mantiene a su familia, compuesta de su mujer, sus dos hijos y sus padres.

Esta semana, la directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas, Ertharin Cousin, alertó en un comunicado que la dificultad de la llegada de las ayudas a las personas que las necesitan de forma inmediata puede causar “una hambruna para millones de personas” en el país.

Además, agregó que “la falta de acceso inmediato y sin obstáculos a las personas que necesitan ayuda alimentaria urgente, además de la falta de financiación, podría llevar a la hambruna a millones de ciudadanos, la mayoría de ellos mujeres y niños que ya sufren el hambre en este país devastado por la guerra”.

El conflicto empeora todavía más la situación humana frágil en Yemen, y las estimaciones del PMA destacan que un total de 13 millones de yemeníes carecen de seguridad alimentaria.

Casi la mitad de ellos tienen una necesidad crítica de ayuda humanitaria, lo que representa una de cada cinco personas de la población.

Cousin lamentó también que “la falta de los productos alimenticios básicos coincida con la dificultad de acceso al agua potable y la disminución de los suministros de combustible a causa del conflicto, lo que causó una tormenta de problemas para la población yemeníes más vulnerable”.

Asimismo, agregó que “la perturbación en el sector de alimentos comerciales condujo a un descenso significativo de las importaciones, lo que ha provocado inflación en los precios de los alimentos y de otros productos básicos”.

“Como resultado, comenzamos a ver un doble impacto del conflicto: las personas que previamente no podían satisfacer sus necesidades de alimentos, hoy no son capaces de comprarlos”, lamentó.

La directora ejecutiva del PMA advirtió en su nota de que los recientes combates en torno a los principales puertos conducen a “paralizar los suministros comerciales y humanitarios al país, principalmente alimentos y combustible”.

Por su parte, el coordinador de Asuntos Humanitarios de la ONU en el Yemen, Johannes Van Der Klaauw, dijo en un comunicado que más de 1.400.000 personas se han visto forzadas a huir de sus hogares en busca de seguridad, a causa del actual conflicto.

El responsable humanitario agregó que, desde su comienzo a finales del mes de marzo, los combates han causado 4.400 muertos y más de 27.000 heridos.

“Estamos asistiendo a una catástrofe humana en Yemen. Después de cuatro meses de hostilidades, más de 21 millones de yemeníes, un 80 % de la población total, necesitan ayuda humanitaria”, añadió.

Asimismo, Van Der Klaauw hizo un llamamiento a “todas las partes del conflicto a proteger a los civiles y permitir a los funcionarios que trabajan en el ámbito humanitario llegar con seguridad a las personas que necesitan ayuda”.

Por su parte, el jefe de la denominada Comisión Revolucionaria Suprema, Mohamed al Huti, consideró que la ofensiva de la coalición liderada por Arabia Saudí contra el puerto de Al Hudaida pretende “eliminar” a los yemeníes.

Al Huti, que ocupa el cargo de presidente de la República en Saná, atribuyó a la ONU la responsabilidad del “silencio internacional” ante la “arrogancia” saudí.

Entre declaraciones y acusaciones, los ciudadanos yemeníes como Sultán continúan sufriendo las envites de un conflicto sin visos de resolverse a corto plazo pero con muy graves consecuencias en su vida diaria. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario