Esteban Chaves, el Rey del Caminito

El colombiano Esteban Chaves (Orica) se enfundó con todos los honores el primer maillot rojo “auténtico” de la Vuelta tras conquistar la inédita meta del Caminito del Rey, donde los favoritos cruzaron los primeros golpes. En la refriega el italiano Vincenzo Nibali se dejó un minuto.

Esteban Chaves, el Rey del Caminito

“El Chavito”, de 25 años, una de las perlas del ciclismo colombiano, quiso ser el protagonista en el primer combate en alto y para ello hasta sacó de plano a su compatriota Nairo Quintana. El rey del Caminito fue el ciclista de Bogotá, implacable ante el acoso del holandés Tom Dumoulin, que le discutió la victoria hasta el último metro.

Antes se había quedado exhausto el francoirlandés Nicolas Roche, quien llegó tercero a 9 segundos. Por detrás los “gallos” de la general en estampida. Había carnaza que echarse a la boca, así, a las primeras de cambio. “Purito” Rodríguez y Quintana cruzaron juntos, con 5 segundos sobre Valverde y Froome.

Todos sabían que Nibali marchaba descolgado y aprovecharon la oferta. “El Tiburón”, perjudicado por una caída que le obligó a un tremendo desgaste para enlazar con el grupo principal, se dejó un minuto. Un lastre muy pesado en el primer asalto. Mejor les fue a sus compañeros Fabio Aru y Mikel Landa, ahora mejor colocados por la capitanía del Astana.

La segunda etapa entre Alhaurín de la Torre y Caminito del Rey, de 158,7 kilómetros no fue estéril. Ya en asfalto, sin albero, no hubo excusas. Se pasó a la gresca en cuanto se levantó la carretera, si bien la tranquilidad se rompió antes de afrontar el definitivo Alto de la Mesa.

Una montonera a 33 kilómetros de meta alteró el pulso de una carrera que marchaba tranquila. Seis valientes se habían animado a la aventura del día: Niemiec (Lampre), quien terminó en el hospital junto al australiano Tanner (Iam), Villella (Cannondale), Pedraza (Colombia), Lindeman (LottoNL-Jumbo), Gonçalves (Caja Rural) y Montaguti (Ag2r).

Poco después de ser alcanzados se formó una espectacular montonera. Entre el amasijo de fibra de carbono y ciclistas emergía el maillot de campeón de Italia de Nibali. El”Tiburón” atrapado hubo de esperar a recibir otra bici, y luego a perseguir.

Todo un alarde de fuerza y coraje, pues tras perder 1.30 minutos al paso por Álora fue capaz de enlazar. Otra cosa fue la consecuencia del “calentón”. El esfuerzo le costó un minuto. Demasiado caro para el valiente siciliano.

Otra etapa comenzó en los aledaños del Alto de la Mesa, junto al Caminito del Rey, una pasarela peatonal de 3 kilómetros construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, adosada a la roca en el interior de un cañón.

Por ese maravilloso camino anduvo en 1921 el rey Alfonso XIII para la inauguración de la presa del Conde del Guadalhorce, de ahí el nombre del paraje que está de moda desde su reciente apertura al público. El pelotón no pasó por esa pasarela, por mucho que algunos quieran proponer el transito del pelotón por ahí tras la experiencia del albero.

Sin bromas, los favoritos aparecieron en escena. En el Alto de la Mesa se lió parda. Nairo tensó la cuerda y probó a sus rivales. Se quedó Froome. Un primer apunte. Valverde esperó a distancia y Purito trató de disputar una llegada que le venía de maravilla.

Pero apareció Esteban Chavez a 1.500 metros de meta para bajar los humos a Quintana. El ciclista del Orica, ganador del Tour del Porvenir en 2011 tenía cita con el palmarés de la Vuelta. Jugó sus bazas y acertó. No podía llegar hasta el final con Dumoulin porque el holandés se lo hubiera merendado. Por eso atacó antes, para conseguir “una victoria increíble” que le condujo al maillot rojo.

Más increíble si se tiene en cuenta que “El Chavito” sufrió una fractura múltiple en el brazo izquierdo en 2013, en el Trofeo de Laigueglia, que a punto estuvo de retirarle del ciclismo. Una operación en Colombia le salvó de lo peor, aunque perdió un 20 por ciento de movilidad. “Con el 80 por ciento restante puedo competir en bicicleta”, dijo con sonrisa incluida.

Chaves defenderá la roja “el mayor tiempo posible”. El ganador en las Lagunas de Neila durante la Vuelta a Burgos de 2012, su última gran victoria, defenderá la prenda con 1 solo segundo sobre Dumoulin y 9 respecto a Roche. En el margen de 5 segundos viven Purito, Quintana,Valverde y Froome. Nibali se duele a 1 minuto de los suyos. La tercera etapa llevará al pelotón desde Mijas hasta Málaga a través de 158 kilómetros. Los esprinters preparados. Que lo aprovechen, porque muchas opciones no van a tener.

Carlos de Torres – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario