Piden que políticas de salud en el Gran Chaco respeten cultura indígena

La viceministra de Salud Pública, María Teresa Barán, pidió que el respeto a la cultura de los indígenas sea una “condición ineludible” para construir un sistema de acceso universal a la salud en la región del Gran Chaco Sudamericano, que comparten Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil.

Barán, que participó en una reunión entre autoridades de salud de estos cuatro países para diseñar políticas sanitarias conjuntas, expresó que los pueblos indígenas “son los dueños de la tierra, ellos pertenecen a esta tierra y se debe respetar su cultura”, según un comunicado remitido hoy por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que organiza el encuentro.

Por su parte, el líder indígena de Paraguay Severo Flores expresó que una de las principales preocupaciones de los nativos del Chaco son enfermedades comunes como los vómitos y las diarreas, producidas por el consumo de agua no segura.

También criticó la carencia de profesionales de la salud en las cercanías de las comunidades indígenas, y pidió la instalación de más puestos sanitarios, la capacitación de recursos humanos y la presencia de promotores de salud y de más ambulancias en la región.

El encuentro, que concluye hoy en la ciudad paraguaya de Filadelfia, tiene como objetivo coordinar las estrategias sanitarias de los cuatro países para “mejorar el acceso y cobertura de la población del Chaco a los sistemas y servicios de salud”, afirmó el representante de la OPS en Paraguay, Carlos Castillo.

Paraguay aprobó a comienzos de agosto un proyecto de Ley de Salud Indígena, que promueve la atención sanitaria universal para los pueblos indígenas de forma acorde con sus pautas culturales.

El texto, que crea una Dirección Nacional de Salud de los Pueblos Indígenas, apuesta por la participación de los pueblos originarios para delinear sus propias estrategias de salud.

La ley también prohíbe “el acceso de terceros a los recursos genéticos y lugares de ceremonias religiosas en los territorios indígenas sin el consentimiento libre, previo e informado” de cada pueblo.

Entre las enfermedades más comunes que padecen los nativos se encuentran los cuadros gripales y la tuberculosis, cuyo desarrollo se ve afectado por las condiciones económicas y sociales en que viven muchos miembros de pueblos indígenas.

Según datos del Ministerio de Salud Pública, actualmente hay 413 casos de tuberculosis diagnosticados en indígenas, siendo este el grupo más afectado por la enfermedad, junto con las personas privadas de libertad y quienes viven en situaciones de extrema pobreza.

La población indígena paraguaya asciende a 116.000 personas, aproximadamente el 1,7 % del total, un 76% de los cuales se encuentra en situación de pobreza extrema, según datos oficiales.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario