Vetusta Morla y Café Tacvba ponen cierre ecléctico al Rock al Parque bogotano

El festival Rock al Parque de Bogotá cerró hoy su vigésimo primera edición con una jornada marcada por el eclecticismo que dejaron la banda española Vetusta Morla y los mexicanos de Café Tacvba, que tomaron el escenario central intercalados por los canadienses Sum 41.

Antes de llegar a los grandes momentos de la noche, la jornada grande del Rock al Parque la protagonizaron los colombo-argentinos Che Sudaka que iniciaron una tarde que se prometía larga.

Pese a los dos días que antecedieron al evento, este lunes -festivo en Colombia- ha mantenido la energía y ni los asistentes ni las bandas han decepcionado en un festival para todos los públicos que aspira a ser el más grande de los gratuitos en Latinoamérica y convoca a gente de todos los estratos sociales de Bogotá.

Para conseguir mantener el ambiente, Che Sudaka sacó lo mejor de su repertorio y demostraron que después de trece años sobre los escenarios saben conseguir que la audiencia disfrute.

Sin importar los retrasos que acumularon hoy los conciertos, los colombo-argentinos dieron un repaso a los temas más notorios de su carrera y recordaron varias de las canciones de su último trabajo “Hoy”.

Unas horas después y ante las decenas de miles de personas que llenaron el parque Simón Bolívar, los españoles Vetusta Morla salieron al escenario derrochando energía con la esperanza de aprovechar su gran oportunidad de mostrar su sonido en la capital colombiana.

Desde los bares del madrileño barrio de Malasaña, donde empezaron buena parte de su carrera, trajeron hasta Bogotá algunos de los temas que componen su último álbum, “La Deriva”, como “Cuarteles de invierno”.

“Esto es lo más grande que nos ha pasado nunca”, reconoció el cantante Pucho, pseudónimo de Juan Pedro Martín.

No en vano, este grupo que camina por las fronteras del rock y de la música indie ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años en Colombia y eso pudo verse entre los miles de aficionados que cantaron o reconocieron sus canciones a más de 8.000 kilómetros de su Madrid natal.

Tras un pequeño receso provocado por la organización y que no fue explicado, también repasaron algunas de las canciones que congregan a decenas de miles de personas al otro lado del Atlántico como “La cuadratura del círculo” o “Sálvese quien pueda” que causaron el mismo efecto que generan en los festivales europeos.

En el entretiempo que supuso la espera entre Vetusta Morla y Café Tacvba los escenarios secundarios volvieron a dar espacio a bandas menos pujantes como Ill Nino o los hispano-argentinos Capsula que también reservaron grandes sorpresas al público.

Mientras, el escenario principal lo ocuparon los colombianos Diamante Eléctrico y los canadienses Sum 41, una de las bandas más esperadas de la noche por el público más joven que hizo varios tributos a Metallica.

La noche y el festival lo cerraron los mexicanos Café Tacvba, que pusieron el punto y final a tres días de festival que conmemoró su 21 aniversario con toda la energía de la juventud.

En total pasaron por los tres escenarios del Rock al Parque más de 70 bandas que representaron todos los colores de ese género musical y que también dejaron espacio a otros como la electrónica, el pop, el reggae e incluso la cumbia, que tuvo su hueco de la mano del mexicano Celso Piña.

Consecuencia de ese cruce de caminos musical se dieron cita en el parque Simón Bolívar representantes de todas las tribus urbanas bogotanas en un ejemplo de convivencia que aspira a ser el referente del evento. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario