Denuncian que empresa taló 10.100 hectáreas de tierra indígena

Los indígenas ayoreo totobiegosode denunciaron que la empresa brasileña Yaguareté Porá destruye cada mes cientos de hectáreas de bosques titulados a nombre de los nativos en la región del Chaco y que la extensión deforestada hasta hoy supera las 10.000 hectáreas.

“Los trabajos de deforestación prosiguen en forma ininterrumpida por parte de la firma Yaguareté Pora”, declaró en un comunicado el representante jurídico de los ayoreo, el abogado Julio Duarte.

La empresa brasileña ha destruido 10.100 hectáreas de bosques hasta la fecha, según el seguimiento que la ONG Gente Ambiente y Territorio (GAT) realiza en el Chaco junto a otras organizaciones con fotos de satélite, pruebas que los líderes indígenas de la región han vuelto a llevar ante la Fiscalía.

Según el más reciente reporte de GAT, Yaguareté Porá ha talado una superficie de 1.672 hectáreas en menos de 2 meses.

Las tierras están situadas en el departamento de Alto Paraguay, parte del territorio ancestral de los totobiegosode y cuya restitución está pendiente desde el año 1993.

La organización pidió en una denuncia presentada hoy ante la Fiscalía que “se impulse la restitución del territorio ayoreo totobiegosode y la paralización total e inmediata de la deforestación” del territorio indígena.

La denuncia hace constar que en el territorio que está siendo afectado por la deforestación vive un grupo de indígenas (los jonoine-urasade) en estado de aislamiento voluntario, cuya vida corre serio riesgo, según la ONG.

Las comunidades de ayoreo, que llevan varios años denunciando esta situación, constataron de nuevo a principios de junio la presencia de varios cientos de kilómetros de vallas, operarios y tractores introducidos en sus tierras por otra empresa, la firma Itapoti, según GAT.

El territorio ayoreo es uno de los últimos remanentes de bosques vírgenes en el lado paraguayo del Chaco

El territorio ayoreo es uno de los últimos remanentes de bosques vírgenes en el lado paraguayo del Chaco

La ONG aseguró que pese a las reiteradas denuncias, los fiscales Armín Echeguren y Andrés Eduardo Arriola de la ciudad de Filadelfia, ante quienes se tramita el caso, “no tomaron ninguna intervención que garantice los derechos indígenas”.

Las tierras amenazadas se localizan en el extremo norte del núcleo del territorio ayoreo totobiegosode, una superficie que integra la región del Gran Chaco, la segunda superficie boscosa más extensa de Suramérica, calificada como reserva de la Biosfera por la Unesco.

El territorio ayoreo es uno de los últimos remanentes de bosques vírgenes en el lado paraguayo del Chaco, un ecosistema único en América, compartido entre Paraguay, Argentina, Bolivia y Brasil, amenazado en la última década por el rápido avance de la deforestación.

Lo que más urge es el sincero compromiso de los Gobiernos implicados en aplicar normativas y trabajar por la protección de esas comunidades.

Lo que más urge es el sincero compromiso de los Gobiernos implicados en aplicar normativas y trabajar por la protección de esas comunidades.

“La conservación de estos montes ha sido posible merced a grandes esfuerzos de los ayoreo totobiegosode y la cooperación privada”, aseguró la organización GAT.

Además, es un área de certificada presencia de población indígena ayoreo en situación de aislamiento voluntario. Se trata de un caso único en América, pues es el último pueblo indígena fuera de la Amazonía que vive sin contacto con el exterior.

El lugar es utilizado como hábitat y zona de desplazamiento entre Bolivia y Paraguay de indígenas ayoreo totobiegosode en situación de aislamiento voluntario y de grupos de nativos de esta etnia contactados de forma reciente.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario