2.000 evacuados por inundaciones en Argentina

La situación en la provincia de Buenos Aires, afectada por fuertes inundaciones, mejoró hoy con el cese de las precipitaciones y la bajada del caudal de los ríos y el número de evacuados descendió hasta 2.000, informaron fuentes oficiales.

Después de algo más de una semana de temporal, los vecinos comienzan a retornar a sus casas en las localidades bonaerenses más afectadas, como Salto o Luján, gracias al descenso del nivel de las aguas de los ríos desbordados, según explicó a Efe el director de Defensa Civil provincial, Luciano Timerman.

Los esfuerzos se concentran ahora en las tareas de limpieza y en asegurar el regreso a sus hogares de los 2.000 afectados que aún permanecen evacuados.

“Ya está bajando el agua y ahora empieza la tarea más difícil que es contener a los damnificados cuando baja el agua y acompañar a cada familia en el regreso a su casa, lo cual es una situación bastante traumática”, declaró hoy el secretario de Seguridad argentino, Sergio Berni, en declaraciones a radio Splendid.

El temporal, que comenzó el pasado día 5, deja al menos 3 muertos en todo el país y las inundaciones han desatado una tormenta política, con el gobernador bonaerense y aspirante oficialista a la Presidencia, Daniel Scioli, como principal blanco de las críticas.

“Queremos dar la tranquilidad (…). La prioridad es la vuelta a casa y que la gente recupere lo que ha perdido”, dijo hoy Scioli, en breves declaraciones a los medios locales.

El gobernador bonaerense, gran triunfador de las elecciones primarias presidenciales del pasado domingo, tuvo que regresar ayer precipitadamente de un viaje “personal” a Italia, ante la avalancha de críticas por su ausencia en medio de la situación de emergencia.

Scioli justificó la decisión de volar para hacer “consultas médicas” ante el “esfuerzo extenuante” realizado durante la campaña electoral, “que me llevó al límite de mi dolor”, en referencia a la amputación de su brazo de derecho por un accidente de moto acuática, en 1989.

A su regreso, el gobernador declaró la emergencia hídrica y anunció ayudas para los damnificados, complementarias a las ofrecidas ya el miércoles por el Gobierno argentino.

Oposición y opinión pública cuestionan, además, la gestión de Scioli durante ocho años al frente de la provincia más rica y más poblada de Argentina, que en menos de un año ha vivido dos episodios de graves inundaciones y que precisa importantes obras públicas para limpiar los cauces y mejorar el desagüe de los ríos.

De acuerdo a las estimaciones oficiales, al menos 10.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus casas durante los momentos de mayor nivel de estas recientes inundaciones.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario