Denuncian que brasileños pretenden tierras indígenas

Un grupo de indígenas de la comunidad Ype Ti Tajy, del departamento de Caazapá denunciaron ante el Senado un presunto intento de empresarios brasileños de comprar sus tierras ancestrales, que la ley vigente prohíbe vender.

Denuncian que brasileños pretenden tierras indígenas

Los aborígenes visitaron la Comisión de Pueblos Indígenas del Senado, que preside el senador Luis Alberto Wagner, para denunciar que los empresarios brasileños tratan de comprar las propiedades tituladas a nombre de la comunidad indígena, que totalizan unas 1.526 hectáreas, para depredar sus bosques.

“Queremos nuestros bosques porque allí están nuestros remedios, alimentos, agua”, afirmó la portavoz indígena Antolina González, según un comunicado del Senado.

Denunció además que los brasileños tratan de engañar a los indígenas diciéndoles que usan los bosques porque son pobres, pero que si los venden “se llenarán de plata” y no tendrán que depender de la tierra.

“Los brasileros de esos sitios no pagan impuestos, ganan libre, por eso no quieren dejar la propiedad y señalan que no nos tienen miedo porque nos van a llenar de plata”, explicó González.

La situación ha dividido a las 90 familias de la comunidad, 70 de las cuales, según la portavoz indígena, se mantienen a favor de preservar los bosques, mientras que las restantes apoyan a los colonos porque creen que les van a proporcionar dinero.

El titular de la Comisión de Pueblos Indígenas se comprometió a enviar una delegación del Senado hasta el lugar afectado para “dar seguridad” a los pobladores, dado que la ley prohíbe que las tierras de comunidades indígenas se puedan vender.

Cerca de 116.000 personas, el 1,68 % del total de la población de Paraguay, se reconocen como indígenas pertenecientes a una de las 20 etnias diferentes presentes en el país y divididas en cinco familias lingüísticas.

El 76 % de estos indígenas se encuentra en situación de pobreza extrema, según datos de 2014.

La presión de las empresas agrícolas y ganaderas, la deforestación irregular, los desalojos de sus tierras en la época de la dictadura (1954-1989) y el éxodo del campo a la ciudad motivado por la pobreza amenazan el dominio de varias comunidades indígenas sobre sus territorios ancestrales en Paraguay, según denuncias de diversas organizaciones.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario