Rafael de Nogales, el Lawrence de Arabia hispano

El novelista argentino Roberto Arlt se preguntaba, “¿Por qué se recuerda a Lawrence de Arabia y se olvida a Nogales?”, en alusión al venezolano Rafael de Nogales (1877-1937), escritor y soldado de fortuna que relató sus aventuras en “Cuatro años bajo la Media Luna”, rescatadas por la editorial Almuzara.

Rafael de Nogales, el Lawrence de Arabia hispano

Rafael de Nogales sirvió cuatro años, los de la Primera Guerra Mundial, como oficial en la Caballería Imperial turca, en la que dispuso de séquito propio y escolta personal.

Intervino en varias campañas y, “a diferencia de Lawrence, fue mucho más escritor y menos melindroso”, dijo a Efe el escritor Javier González-Cotta, especialista en literatura de viajes y quien firma el prólogo de “Cuatro años bajo la Media Luna”.

Además, Nogales escribió -en 1919- y publicó -en 1924- su obra antes de que lo hiciera Lawrence, de modo que no pudo estar influenciado por el aventurero inglés, a quien además, según González-Cotta, es improbable que conociera en las estancias del venezolano en Inglaterra.

Si a Lawrence terminó de mitificarlo David Lean con su película, la vida de Nogales, a diferencia de la del inglés, daría para una serie o varios largometrajes, ya que, además de servir bajo la Media Luna, participó en 1898 en la Guerra de Cuba, recorrió el Magreb, el Indostán, Afganistán, Indonesia, Angola, Argentina y Brasil y se enroló en la guerra de Japón contra Rusia, bajo bandera nipona.

También buscó oro en California y Nevada (EE.UU.), arponeó ballenas en las aguas de Alaska, aprendió la doma en Arizona, efectuó misiones militares en México y se desplazó a Nicaragua para ponerse a disposición de Sandino, ya que, según señaló González-Cotta, siempre se consideró enemigo de los yanquis y defensor de un panhispanismo de su propia cosecha.

La vida aventurera de Nogales comenzó a sus nueve años, cuando en 1866 su familia se trasladó a Berlín, donde recibió educación, adquirió cultura, aprendió idiomas y tuvo una formación militar típicamente prusiana.

No obstante, dejó una frase escrita que define su estilo literario y el espíritu con el que se enfrentó a la vida y a las guerras: “He vivido tan demasiado ocupado que no le encuentro razones a la solemnidad”.

González-Cotta define “Cuatro años bajo la Media Luna” como una mezcla de memorias, libro de aventuras, literatura viajera, crónica bélica, tratado de arte y arqueología, manual de geografía e historia y también, su parte más amarga, de denuncia, ya que presenció la masacre de armenios a manos turcas.

Sobre ese dramático momento de su vida escribió: “Yo maldecía la hora en que la mala suerte me había convertido en verdugo de mis correligionarios”, ya que Nogales nunca abandonó su fe cristiana, como tampoco renunció jamás a su nacionalidad venezolana ni cambió su opinión sobre la superioridad de la cultura occidental.

El único reconocimiento que Nogales recibió se lo debió al kaiser Guillermo, desterrado ya en Holanda, quien le hizo llegar a su muerte una corona de roble con laureles de oro.

De Venezuela solo recibió invitaciones al destierro y sus descripciones de la represión armenia le valieron suspicacias turcas, hasta el punto de que un general le acusó de acabar “mordiendo la mano que le prestó la espada”.

Tras publicar su libro en Venezuela en 1924 y un año más tarde en Berlín, la prensa de Nueva York describió a Nogales como un “don Quijote militar que no pierde su amor latino por la belleza”, en lo que coincide con González-Cotta, quien lo considera un “soldado de fortuna” movido más por los ideales que por la soldada.

La obra y la peripecia de Nogales, quien escribió otras obras autobiográficas, pasó desapercibida durante casi todo el siglo, rozando el olvido, hasta que en 1998 se publicó en Turquía la tesis del profesor Mehmet Necati Kutlu, de la Universidad de Ankara, con el título “Nogales Méndez, un caballero andante en Turquía”.

En 2005, un militar turco, Ahmet Tetik, publicó una semblanza de Nogales en una revista de temática militar y ese mismo año la embajada venezolana en Ankara publicó una biografía del escritor que solo fue distribuida en Turquía.

Alfredo Valenzuela. – EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario