Llevarán presunto plagio de logo de Tokio 2020 ante la justicia

El diseñador belga Olivier Debie llevará este lunes el presunto plagio del logotipo elegido para representar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ante la Justicia de su país por sus similitudes con uno creado por él mismo para el Teatro de Lieja hace dos años, explicó hoy en un comunicado enviado a EFE.

“Nosotros no podemos más que constatar que Tokio 2020 es similar a mi creación. Se ha convenido por tanto remitir una demanda lo antes posible (el lunes 10 de agosto)”, indicó Debie, quien no se cree las explicaciones dadas por el creador de logotipo de las olimpiadas, Kenjiro Sano el miércoles en la capital nipona.

La polémica en torno al logotipo de Tokio 2020 llegó a los medios después de que Debie denunciara en las redes sociales la similitud formal y de composición que tiene el emblema tokiota con el logotipo que el belga creó para el Teatro de Lieja con las letras T y L hace dos años y en cuya creación estuvo involucrado desde 2011.

El gráfico sostiene en su comunicado que, tras la denuncia que se interpondrá el lunes, “la primera fase del proceso judicial consiste en invitar al Comité Olímpico Internacional (COI) para que comparezca ante un tribunal civil belga”.

El diseñador y sus abogados calculan que la vista tendrá lugar en un plazo de seis meses “dado el carácter importante este caso”.

Debie recordó que su abogado Pilippe Mottard y el del teatro de Lieja, Alain Berenboom, enviaron el pasado viernes una carta de aviso al COI para exigirle que “cese o haga que cese todo uso del logotipo Tokio 2020”.

En respuesta a las acusaciones del diseñador belga, Kenjiro Sano ha dicho que desconocía la existencia del emblema belga semejante al suyo, y aseguró que las acusaciones de plagio son “infundadas”.

Logo diseñado para el Teatro de Lieja (Bélgica) esbozado por Olivier Debie

Logo diseñado para el Teatro de Lieja (Bélgica) esbozado por Olivier Debie

Reconoció que, tras ver el logotipo belga, pensó que “contenían elementos en común”, pero precisó que “la idea ante el diseño es muy diferente”.

“El teatro usa la letra T y la L como eje. Si comparan los dos, el lazo del centro está pegado en mi logo, mientras que en el suyo no. Eso es porque ellos diseñan con dos letras”, explicó.

El logotipo “es producto de todo mi conocimiento, mi experiencia y mi carrera”, aseguró el creador, al tiempo que recalcó que, antes de la presentación oficial del emblema el pasado 24 de julio, el Comité Organizador de Tokio 2020 llevó a cabo un escrutinio internacional de marcas registradas y obtuvo el beneplácito del COI.

No obstante, Debie rechaza las aclaraciones de Kenjiro Sano, al afirmar que “tanto mi abogado como yo mismo estimamos que el señor Sano no ha dado ninguna explicación que le permitiera probar el itinerario o el camino artístico (empleado) para su creación”.

Para el gráfico belga, Sano, bajo el Derecho internacional, “no puede reivindicar la noción de una creación independiente. No es suficiente sostener que nunca visitó Lieja para alegar que no ha tenido conocimiento del logotipo utilizado por el Teatro de Lieja, el cual se encuentra ampliamente difundido en Internet y que yo mismo he puesto en la página Pinterest”.

Igualmente subrayó que son las letras T y L las que sobresalen a primera vista en los dos logotipos y que, bajo el Derecho internacional es “incontestable que la protección por derechos de autor se otorga a la impresión del conjunto” del emblema.

Debie recalca además que no hay ninguna necesidad de depositar su logotipo ante uno u otro organismo oficial para que esté protegido, dado que la Convenio de Berna para la protección de las obras literarias y artísticas, ratificado por Japón, precisa que la protección no está sujeta a ninguna formalidad.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario