El mercado del crédito y las vulnerabilidades

A pesar de los desafíos propios y externos que hoy enfrenta la economía paraguaya, la estimación de crecimiento del PIB para el 2015, en torno al 4%, nos posiciona en mejor situación y con una imagen más fortalecida que otras economías de la región.

El mercado del crédito y las vulnerabilidades

No obstante, las menores perspectivas para el sector agrícola por la caída de los precios internacionales de los granos, los vaivenes en la producción agropecuaria por efectos climáticos, la retracción del comercio fronterizo, el contrabando, las disputas políticas y la recesión económica de países regionales, entre otros factores, sobrevuelan la economía paraguaya y amenazan en convertirse en “disparadores” de situaciones que eventualmente podrían modificar el favorable escenario económico en corto tiempo.

Estos “disparadores” podrían generar inesperadamente un alto impacto directo o indirecto en varios sectores de la economía debido a las vulnerabilidades existentes en nuestro país, que se van expandiendo y cuyas soluciones habitualmente son postergadas.

Claramente, para reducir las vulnerabilidades es indispensable recordarlas o identificarlas para consecuentemente generar una agenda de medidas, reformas o incentivos que permitan minimizarlas, evitando que los “disparadores” se conviertan en tormentas perfectas o cocktails explosivos. A continuación, detallamos algunas vulnerabilidades que se encuentran vinculadas específicamente al mercado crediticio en nuestro país:

Elevada dependencia del financiamiento de corto plazo

En los últimos años, muchas empresas locales intensivas en capital, especialmente del sector agrícola y ganadero, han experimentado crecimientos exponenciales con una importante estructura de fondeo de corto plazo proveniente en gran medida del sistema financiero tradicional.

En los últimos años, muchas empresas locales intensivas en capital, especialmente del sector agrícola y ganadero, han experimentado crecimientos exponenciales

En los últimos años, muchas empresas locales intensivas en capital, especialmente del sector agrícola y ganadero, han experimentado crecimientos exponenciales

Ante la aparición de coyunturas desfavorables que, por ejemplo, perjudiquen el flujo de cobranza de una empresa o sector determinado, esto también podría afectar inmediatamente la capacidad de honrar las obligaciones de corto plazo, compuestas normalmente por deudas con proveedores y con el sistema financiero.

Dicha situación podría detonar la pérdida de confianza hacia una empresa o sector y, dependiendo de la magnitud del problema, inclusive la desconfianza del público hacia entidades de crédito.

Imaginando una situación concreta, si al actual escenario de bajos precios internacionales de granos se hubiese sumado una sequía importante con impacto en los rendimientos de la última campaña sojera, hoy podríamos estar ante un escenario de fuerte estrés de liquidez para muchas empresas del sector agrícola de pequeño, mediano y gran porte, caracterizadas por contar con elevado fondeo de corto plazo y altos niveles de endeudamiento.

En consecuencia, el mercado del crédito hubiese enfrentado importantes desafíos, aún cuando actualmente el sistema financiero tradicional muestra una sólida posición financiera para absorber posibles shocks.

Ante la aparición de coyunturas desfavorables que, por ejemplo, perjudiquen el flujo de cobranza de una empresa o sector determinado

Ante la aparición de coyunturas desfavorables que, por ejemplo, perjudiquen el flujo de cobranza de una empresa o sector determinado

De hecho, este riesgo aun no se ha disipado por completo, pues eventuales eventos adversos en próximas campañas agrícolas, vinculados principalmente con factores climáticos y menores precios internacionales, podrían igualmente ejercer presiones en las empresas del rubro y el mercado del crédito.

Las alternativas que mitiguen el riesgo de liquidez para empresas locales estarían dadas por la búsqueda o negociación de fondeo estable y de largo plazo con el sistema financiero, o apostando a una mayor diversificación de las fuentes de fondeo a través del mercado de valores.

En este último cometido, las entidades que forman la Banca Pública de Desarrollo, especialmente el BNF y la AFD, podrían también colaborar con la generación de programas que incentiven a las empresas a captar recursos de largo plazo en el mercado de valores, otorgándoles, al mismo tiempo, líneas de crédito con tasas preferenciales que complementen los recursos captados a través del mercado de valores, y que inclusive, ayuden a reducir el costo promedio de fondeo de las empresas.

Si al actual escenario de bajos precios internacionales de granos se hubiese sumado una sequía importante con impacto en los rendimientos de la última campaña sojera, hoy podríamos estar ante un escenario de fuerte estrés de liquidez para muchas empresas del sector agrícola de pequeño, mediano y gran porte

Si al actual escenario de bajos precios internacionales de granos se hubiese sumado una sequía importante con impacto en los rendimientos de la última campaña sojera, hoy podríamos estar ante un escenario de fuerte estrés de liquidez para muchas empresas del sector agrícola de pequeño, mediano y gran porte

El Banco Nacional de Desenvolvimento Económico y Social (BNDES) del Brasil viene implementando con éxito una alternativa similar.

Elevados niveles de endeudamiento de personas y empresas

La bonanza económica que ha experimentado el país en los últimos años ha estado acompañada de una elevada expansión del crédito, situación que ha llevado a que familias y empresas alcancen altos niveles de endeudamiento que, sumado en muchos casos a una baja formación financiera, esto podría traducirse naturalmente en riesgos para la economía y el mercado del crédito, sobre todo en periodos en que la economía o sectores específicos muestren signos de retracción.

A este problema se agrega la dificultad de que localmente no se cuenta aún con centrales de riesgos consolidadas y en línea entre el sistema financiero, las cooperativas y las casas de crédito, que permitan conocer de mejor manera los niveles de endeudamiento y realizar análisis certeros sobre la capacidad de pago de personas físicas o jurídicas versus los volúmenes de deuda. Estas debilidades podrían, a su vez, conducir a la mala toma de decisiones de crédito y al aumento del riesgo moral por en el mercado del crédito.

Limitaciones en la cobertura de la regulación

Con el crecimiento económico del país en la última década, los sectores de las cooperativas y de casas de crédito han experimentado un desarrollo vertiginoso, con limitada regulación para el primero y nula para el segundo, adoleciendo las cooperativas de un fondo de garantía de depósitos para sus socios, y de prestamista de última instancia en ambos sectores; pero, con significativas vinculaciones comerciales con el sistema financiero tradicional en términos de depósitos, líneas de crédito y clientes en común. A esto, se suman los desafíos que enfrenta la Superintendencia de Bancos (SIB) para acompañar con controles preventivos el crecimiento que el sistema financiero tradicional ha tenido en los últimos años.

Coincidentemente, las vulnerabilidades mencionadas han estado presentes a lo largo de la última crisis financiera en los Estados Unidos, donde el disparador ha sido el desplome del mercado inmobiliario. A nivel local, no debemos perder de vista la posibilidad de que ciertos disparadores se mezclen en algún momento con las vulnerabilidades estructurales, por lo que amerita ir trabajando en agendas de corto y mediano plazo que mitiguen éstas y otras debilidades.

Diego Duarte


Este artículo forma parte de la edición N° 32 de Economía y Sociedad, publicación perteneciente al Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP)

Ningún Comentario

Deja un comentario