Talibanes eligen sustituto del mulá Omar

Ajtar Mohamad Mansur, hasta ahora jefe militar y número dos de los talibanes, ha sido elegido como el el nuevo líder del grupo insurgente, que anunció su nombramiento 24 horas después de admitir la muerte del mulá Omar, mientras Pakistán aseguró que las conversaciones de paz se reanudarán “muy pronto”.

El anuncio del nuevo jefe del grupo insurgente se produce tras el aplazamiento de la segunda ronda de las conversaciones de paz entre el Gobierno afgano y los talibanes, prevista para hoy en Pakistán, cuyo Ejecutivo afirmó que el mulá Omar está enterrado en Afganistán.

“Miembros del alto consejo del Emirato Islámico (como los talibanes denominaban Afganistán) han decidido en una reunión nombrar a Ajtar Mohamad Mansur, amigo íntimo y de confianza del mulá Omar, como nuevo líder del Emirato Islámico”, informaron los talibanes en un comunicado.

Los líderes talibanes prometieron “lealtad” a Mansur como nuevo Amir-ul Momineen (Príncipe de los Creyentes) y aseguraron que lo escucharán y obedecerán de acuerdo a su cargo.

En la nota se describe al mulá Mansur como una persona “responsable y apta, al haber asumido importantes responsabilidades incluso cuando el mulá Omar estaba con vida” y aclaró que el nuevo líder talibán ha estado “administrando el Emirato Islámico” desde hace tiempo.

Además, el consejo dispuso como segundos al mando al teólogo Haibatulah Ajunzada, al que identifica como jefe judicial del Emirato Islámico, y a Sirajuddin Haqqani, jefe de la red Haqqani, a la que se atribuyen algunos de los ataques más mortíferos contra los aliados en Afganistán.

Una fuente de seguridad paquistaní informó hoy a Efe de que el padre de Sirajuddin, Jalaludín Haqqani, fundador de la Red Haqqani, supuestamente vinculada a Al Qaeda, murió hace dos años.

La fuente, que prefirió mantener el anonimato, afirmó desconocer si había muerto por enfermedad o por otro motivo, como un ataque de un dron, y no especificó el lugar.

Nacido hace 48 años en un pueblo en la sureña provincia de Kandahar, Mansur luchó en el conflicto afgano-soviético en los ochenta, se unió a los talibanes en la guerra civil entre diferentes grupos mujahidines que luchaban por hacerse por el control del país y durante un año fue prisionero de una facción rival.

Entre 1996 y 2001 ocupó el cargo de ministro de Aviación en el Gobierno talibán en Afganistán y desde 2010 fue la mano derecha del mulá Omar.

El nuevo líder está considerado un talibán moderado y abierto a negociaciones de paz, informaron los medios paquistaníes, que avanzaron ayer su nombramiento.

El mulá Omar creó el grupo talibán en 1994, en plena guerra civil entre las distintas facciones de muyahidines que habían combatido a los ocupantes soviéticos, y gobernó Afganistán con mano de hierro entre 1996 y 2001.

En octubre de ese año, la invasión estadounidense acabó con su régimen por dar cobijo a Osama Bin Laden, líder de la red Al Qaeda, que cometió los atentados del 11-S, y desde entonces el mulá Omar permanecía en paradero desconocido.

Sartaj Aziz, asesor de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores del primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, afirmó hoy que el mulá Omar está enterrado en el sur de Afganistán e indicó que las conversaciones de paz se retomarán muy pronto.

“Se ha confirmado que el mulá Omar murió y está enterrado en Zabul (provincia al sur de Afganistán). Continuaremos facilitando las conversaciones entre el Gobierno afgano y líderes talibanes”, dijo Aziz en una intervención en el Senado, en la primera reacción del Gobierno paquistaní tras conocerse la muerte del histórico dirigente talibán.

Aziz aseguró que la segunda ronda de las conversaciones se reanudará “muy pronto”, tras el encuentro celebrado el 7 de julio en Pakistán.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario