Elecciones municipales, escuelita de negocios

Profesor, abogado y Máster en Ciencias Políticas.

Vote a Pedrito.. Oscarcito el mas capaz.. Juancito Intendente.. Ramoncito Concejal.. No se confunda.. No es una clase de preescolar en donde la parvularia toma lista y emite una arenga  a los compañeritos de los precoces políticos.  Es un relato sintético de la nueva fauna de candidatos a cargos municipales y/o partidarios. Es que definitivamente los “hijitos  de..” “hermanos de.…” “sobrinitos de..” llegaron para quedarse. De hecho ya iban apareciendo en anteriores elecciones, pero sin tanta relevancia y publicidad. Desde la capital del país, Lambaré, San Lorenzo, Fernando, hasta el sur el este y el norte del país, la consolidación de “clanes políticos familiares”,  queda plasmado en los innumerables ejemplos de personajes cuyo mayor “merito social y político”,  es pertenecer a la cadena sucesoria de algún político en ejercicio de un cargo público, o con la “experiencia” de haber operado en seccionales, comités etc.

La proveniencia de esta casta de “políticos de herencia” de segunda o tercera generación, no despertaría mi curiosidad y menos mi análisis, si  con el linaje se sobrevinieran genéticamente, valores morales y principios altruistas, como el  servicio, honestidad, y patriotismo, y los descendientes sanguíneos de los políticos tengan la preparación para mejorar y solucionar los problemas que dejaron pendientes sus antecesores.

Pero la realidad es otra, lastimosamente, la intención real de muchos políticos de “colocar” a sus hijos, hermanos, sobrinos, no es mas que afirmar y solidificar el “clan Familiar” y con ellos todos los “negociados” que derivan de la actividad política. Es así, que en el proceso de “aprendizaje”,   la mayoría de ellos coinciden que la mejor escuelita  es  el ámbito municipal y su correspondiente proceso electoral.

El razonamiento es simple. Como en todo proceso cognitivo, hay que quemar etapas y grados, entonces en su ideal de política, estos “clanes” consideran conveniente que los “herederos” se nutran de “formación básica” y para ello existen dos “materias fundamentales”. NEGOCIADOS Y NEPOTISMO.   Es así, que  para aprender a acceder a los grandes negociados, como licitaciones en obras y vialidad, provisiones a entes estatales, alimentos y útiles escolares, transporte, binacionales, provisión de combustibles entre varios otros,  creen conveniente primero hacer “escuela” y  “aprobar” el grado de los negocios municipales, tales como permisos a buses chatarra, cuotas de “no molestar” a moteles, balnearios, discotecas.

En las sedes partidarias los cursos acelerados de nepotismo, son obligatorios para los “herederos”, y se imparte la idea de la relatividad de la importancia de los valores morales como también se invierte la escala de importancia de la preparación académica e intelectual y estos valores se relegan, devalúan, y se ubican  muy por debajo de la conveniencia de acceder a puestos en entes públicos en donde el objetivo rápido y fácil,  es obtener del estado, los recursos pecuniarios indispensables  para el sostenimiento de la economía del “clan familiar”, como también desde sus puestos,  velar y proteger “los negocios de los parientes”.

Es triste ver como esta realidad surgida en la política criolla, opaca y dificulta la aparición de líderes genuinos, cuya presencia espontanea en el ruedo político, deberá sufrir el relegamiento y la postergación, porque los “hijos de…” tienen el privilegio de ocupar las candidaturas o los primeros lugares en las listas.

No hay que dejar de mencionar,  que el acto eleccionario para las municipales o elecciones “menores” es la “prueba de admisión” a esta escuelita. En ella los “herederos políticos” se “preparan” para conocer el amplio bagaje de maniobras y trampas electorales que servirán no solamente para acceder al cargo, sino para las elecciones “mayores” en el que el puesto del “Papá político” está en juego, y por supuesto, también en juego la “economía familiar”, puesto que el axioma aprendido dice “gastar en las elecciones es una inversión, después recuperaremos el doble o el triple”.

Sería injusto no expresar que, conozco honrosas pero escasísimas excepciones, sobre lo que he planteado en este artículo,

Hijo (concejal) a su padre (congresista).. Papá. He pensado, que en vez de cobrar comisiones a los buses y a los moteles, sería más conveniente ser propietario de unas cuantas unidades y construir un par de moteles.. Hijo.. has aprendido..has egresado con honores de la escuelita política,.. estas listo para el siguiente grado.

Ningún Comentario

Deja un comentario