Indígenas aislados de Ecuador, Perú y Paraguay, los más amenazados de América

Según el centro de estudios IPES Elkartea, uno de los organizadores de la reunión, la situación es particularmente grave en el territorio que ocupan los taromenane, en Ecuador, y los mashco piro, en Perú.

Ecuador, Paraguay y Perú cuentan con las comunidades indígenas en aislamiento voluntario que corren un mayor peligro de desaparecer o de perder esa condición de toda América, dijo hoy a Efe uno de los organizadores de un foro internacional celebrado en Asunción para alertar sobre esas amenazas.

“En el caso de los taromenane están siendo masacrados por indígenas pagados por empresas, y también por motivos de justicia tribal. Y en el caso de los mashco piro están siendo acorralados por el avance de las empresas extractivas”, declaró Mikel Berraondo, de IPES Elkartea, que tiene su base en Navarra (norte de España).

El mismo nivel de amenaza sufren los ayoreo totobiegosode del norte de Paraguay, el último pueblo indígena que queda fuera de la Amazonía cuyos miembros no han estado aún en contacto con la sociedad no indígena.

De hecho, Berraondo calificó como “increíble” que los ayoreo no hayan desaparecido o perdido su condición de aislamiento debido a la deforestación practicada por las empresas que operan en las áreas en las que habitan o por las que transitan.

“Lo que buscan es sacarlos del bosque”, dijo Berraondo, quien añadió que a los intereses empresariales se suman los de las colonias menonitas, que buscan aumentar su producción agropecuaria extendiendo su territorio, y los de un grupo evangelista instalado en la zona.

Lo que más urge es el sincero compromiso de los Gobiernos implicados en aplicar normativas y trabajar por la protección de esas comunidades.

Lo que más urge es el sincero compromiso de los Gobiernos implicados en aplicar normativas y trabajar por la protección de esas comunidades.

“Nuevas Tribus es una secta estadounidense que busca su evangelización, y con ello el abandono de sus raíces culturales”, indicó.

Berraondo señaló la importancia de que el gran público sea consciente de esas amenazas para conseguir que esos pueblos puedan seguir viviendo como han elegido.

Agregó que en el supuesto de que se produzca un primer contacto, éste debe ser según las directrices de las organizaciones internacionales.

“Se debe partir de los protocolos de contacto, en salud, educación, etc, diseñados en 2012 por la ONU para los pueblos en aislamiento”, declaró.

Pero apuntó que lo que más urge es el sincero compromiso de los Gobiernos implicados en aplicar normativas y trabajar por la protección de esas comunidades.

Ése es el objetivo del Encuentro Regional sobre la Implementación de las Directrices de Protección para los Pueblos Indígenas en Aislamiento y en Contacto Inicial que finaliza hoy en Asunción y del que saldrá un plan de acción a nivel nacional y regional que será presentado a las autoridades de los países donde viven esas comunidades.

El encuentro está auspiciado entre otras organizaciones por la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo (Aecid) y en él participan expertos de Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú, Paraguay y Brasil.

Entre los organizadores también se encuentran las asociaciones paraguayas Organización Payipie Ichadie Totobiegosode (OPIT) y Gente, Ambiente y Territorio (GAT).

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario