América Latina crecerá solo 0,5 % en 2015 lastrada por Suramérica, dice Cepal

En su “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2015”, presentado este miércoles en la capital chilena, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) subrayó que si bien la desaceleración es un fenómeno generalizado en la región, el comportamiento de países y subregiones será heterogéneo.

“El tema más preocupante es América del Sur”, señaló la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, quien atribuyó la previsión de contracción del 0,4 % en esta zona a factores externos.

Según las proyecciones del organismo, Centroamérica y México tendrán un crecimiento promedio del 2,8 %, principalmente gracias a la buena marcha de la economía estadounidense, y el Caribe registrará una expansión del 1,7 %.

La previsión de crecimiento de un 0,5 % en la región supone un fuerte ajuste a la baja a la estimación que realizó la Cepal a fines de 2014, cuando calculaba un 2,2 % para el 2015.

Panamá liderará la expansión regional con un alza del 6 %, seguido de Antigua y Barbuda (5,4 %), República Dominicana y Nicaragua (ambos con 4,8 %).

México registrará un aumento del producto interior bruto (PIB) del 2,4 % y Argentina de 0,7 %, mientras Brasil, con una caída del 1,5 % y Venezuela una del 5,5 %, liderarán la contracción en los países suramericanos.

Estas caídas serán compensadas parcialmente por las alzas en Bolivia (4,5 %), Paraguay (4 %), Perú (3,6 %), Colombia (3,4 %) y Chile (2,5 %).

El principal lastre para los países suramericanos es la desaceleración de China y el descenso de los precios de las materias primas de exportación, señaló el informe de la Cepal.

La caída de precios de “las materias primas en una estructura productiva que se ha orientado a la exportación de materias primas en la mayoría de los países de Suramérica tiene un gran peso”, explicó Bárcena.

Brasil, por ejemplo, se ha visto perjudicado por el descenso de los precios de sus principales productos de exportación, como el hierro, el petróleo y los productos agroalimentarios.

De cara al 2016, la secretaria ejecutiva de la Cepal estimó que América Latina y el Caribe puede crecer “un poquito más, pero lo seguirá haciendo a ritmos bajos”, y consideró que este repunte dependerá de si la zona euro y Estados Unidos mantienen las cifras positivas.

El estudio advierte que el menor crecimiento tendrá un impacto negativo en el ámbito laboral, con un aumento del desempleo a un 6,5 % en promedio en 2015, desde el 6 % anotado el año pasado.

En cuanto a la inflación, Bárcena destacó que la región ha hecho esfuerzos para mantener la tasa relativamente baja y cerrará el año en torno al 6 %, con excepción de Venezuela, donde bordeará el 20 %.

El informe reseñó que entre los factores internos que motivarán la desaceleración económica en la región este año se cuentan un freno en el consumo y la reducción de la demanda interna, que había empujado el crecimiento en los últimos años.

Según el texto, la caída de la inversión y la menor contribución de la formación bruta de capital al crecimiento “son preocupantes”, ya que no solo afectan el ciclo económico, sino también la capacidad y calidad del crecimiento a mediano y largo plazo.

En ese contexto, la Cepal llamó a dinamizar la inversión para retomar el crecimiento y mejorar la productividad de las economías.

“Redinamizar el crecimiento en el corto y largo plazo requiere impulsar la inversión pública y privada en tiempos complejos”, sostuvo Bárcena.

“Esto se puede realizar con reglas fiscales que protejan la inversión, recurriendo a asociaciones público-privadas y a nuevas fuentes de financiamiento, como los bancos de inversiones e infraestructura de los países BRICS ( Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), y mecanismos alternativos como bonos verdes y préstamos triangulares”, añadió la responsable de la Cepal.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario