Jeep pirateado enciende alarmas en Mercedes Benz , BMW y Audi

Cuando dos piratas informáticos hicieron caer un Jeep de Fiat a una zanja la semana pasada, el hecho fue una seria advertencia para Mercedes-Benz, BMW AG y Audi . El Clase E de Mercedes pronto será capaz de colaborar en su autoconducción, Audi envió a un RS7 no tripulado a recorrer una pista a velocidades de autos de carrera y el nuevo Serie 7 de BMW responde a los gestos de las manos.


Ahora los fabricantes deben dar a los consumidores dispuestos a gastar más de 50 mil dólares, la tranquilidad de que es seguro conducir un vehículo que cada vez más es una computadora sobre ruedas. Las tres automotrices dicen contar con herramientas para evitar los ciber-ataques, como conexiones encriptadas y sistemas de seguridad y entretenimiento protegidos. Sin embargo, los autos de hoy son tan complejos que nuevos hackeos podrían ser inevitables, dijo Rainer Scholz, director ejecutivo de telemática y movilidad de la consultora EY en Hamburgo.

“La dificultad de las automotrices en este momento es la pregunta de si pueden estar al día con los avances de la tecnología y especialmente la tecnología de piratería. Tenemos serias dudas de que puedan hacerlo”

Las automotrices actualmente tienden a poner el acento en la seguridad de los sistemas una vez que el producto está terminado para después poner un parche en las grietas, dijo Scholz. Y los hackers ya no necesitan tener acceso a todo el auto, que en el pasado habría requerido comprarlo, para buscar los puntos vulnerables, añadió. Tener acceso a un componente, como la consola de entretenimiento, podría ser suficiente.

 

La cantidad de blancos potenciales está creciendo. Para 2020, alrededor del 90 por ciento de los vehículos nuevos de Europa occidental estarán conectados a internet, frente a alrededor de un tercio el año que viene, según Hitachi Ltd.

Los autos son más vulnerables cuando las redes conectan todas sus funciones juntas, según un equipo automotor de NXP Semiconductors NV, proveedor de las industrias automotriz y de computación de Eindhoven, Países Bajos. Eso es lo que ocurrió con el hackeo del Jeep, cuando un par de investigadores tomaron el control a través del sistema de entretenimiento del vehículo.

El equipo que hackeó el Jeep compartió sus resultados con Fiat Chrysler, que retiró del mercado 1.4 millones de vehículos para corregir la falla de seguridad que habían aprovechado. La compañía dijo que no tiene conocimiento de ningún hackeo remoto no autorizado de sus vehículos en el mundo real.

Los autos están evolucionando hasta convertirse en dispositivos móviles de servicio completo que pueden encontrar restaurantes, hacer llamadas de emergencia e incluso aparcarse solos. Para los conductores, estas ventajas implican ceder más autoridad… y más datos personales.

 

Via Bloobmerg

Ningún Comentario

Deja un comentario