Ataque con coche bomba mata a dos soldados en Turquía

Dos soldados han muerto y cuatro han resultado heridos en un ataque con coche bomba durante la noche del sábado en Diyarbakir, provincia de mayoría kurda en el sur de Turquía, según un comunicado emitido hoy por el Estado Mayor turco.

El comunicado atribuye el ataque a “un grupo terrorista de una organización terrorista separatista”, fórmula habitual para referirse a la guerrilla kurda.

El ataque ocurre menos de 24 horas después de que cazas turcos bombardearan posiciones del proscrito Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK) en el norte de Irak, tras lo que la guerrilla dio por finalizado el alto el fuego declarado hace dos años.

El suceso tuvo lugar anoche a las 19.30 GMT, cuando varios vehículos blindados de las unidades especiales de la gendarmería se trasladaron a una localidad en el municipio de Lice, donde supuestos miembros del PKK o de su organización juvenil habían incendiado tres coches para bloquear una importante carretera.

Al llegar los agentes, los guerrilleros activaron un coche bomba preparado en el lugar, lo que hizo volcar uno de los blindados del tipo ‘kobra’, y luego dispararon sobre sus ocupantes, de los que mataron a dos gendarmes e hirieron a otros cuatro.

El ataque es la primera acción importante del PKK tras la ruptura del alto el fuego anunciada ayer, y hace presagiar una nueva oleada de combates entre la guerrilla y militares en numerosos provincias del sureste, que han vivido en relativa paz los últimos dos años.

Hoy murió en Diyarbakir un joven que fue herido ayer por un tiro en una protesta en la provincia de Sirnak, dispersada por la policía, según informa el diario Hürriyet.

En el oeste de Turquía aumentan las acciones violentas de grupos urbanos simpatizantes del PKK, y las cargas y redadas policiales.

En Esmirna, las autoridades arrestaron este domingo a trece personas sospechosas de ser “miembros del PKK” por quemar el sábado un autobús urbano y romper las lunas de otro.

Otras seis personas fueron detenidas en Estambul, acusadas de haberse entrenado con la guerrilla kurda para preparar atentados con bomba.

Ayer, la policía dispersó con cargas de gas lacrimógeno una marcha por la paz en Ankara y detuvo a nueve manifestantes, indica el diario Birgün.

La tensión social entre el gobierno y la oposición kurda e izquierdista la ilustra un mensaje compartido en Twitter por Yasin Aktay, el vicepresidente del AKP, el partido islamista en el poder desde 2002.

En el mensaje, Atay pide “enviar tres cazas F-16 para sobrevolar toda la noche Cihangir (un barrio de Estambul conocido como centro de la burguesía liberal de izquierdas), porque tendría más efecto que bombardear Kandil (zona montañosa donde se refugia el PKK)”.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario