Cartes dice que carta del Papa Francisco “fortalece el espíritu” ante “duros desafíos”

“Nos fortalece el espíritu para encarar los duros desafíos”, dijo el presidente Horacio Cartes, en respuesta a una carta del Papa Francisco, que le remitió y en la que le agradece su acompañamiento permanente y humanidad demostrada durante su visita pastoral al Paraguay los días 10, 11 y 12 de julio últimos.

“Señor Presidente. De retorno tras el viaje a Paraguay, aún me acompaña y consuela la movilización festiva y la alegría del pueblo paraguayo durante mi visita”, comienza diciendo la carta del Santo Padre, fechada el 18 de julio del corriente, y que fue remitida al Presidente, quien la recibió en la fecha.
“Le agradezco, Señor Presidente, su continua presencia en los diversos actos, así como su humanidad. El gesto que Ud. ha tenido de buscar y ubicar a esa niña enferma de cáncer, María Fernanda, que quería verme, me ha conmovido. Que un jefe de Estado diera ese testimonio me trajo a la memoria aquella frase latino del Medioevo: Non coerceri a máximo, continere tamen a mínimo, divinum est (afrontar cosas grandes y, a la vez, ocuparse de los más pequeños, eso es divino)”, escribió el Santo Padre.
“Le prometo rezar por su gestión y por todos los paraguayos, pidiéndole al mismo tiempo que también lo haga por mi”, se lee además en la misiva dirigida al presidente Cartes. Y concluye diciendo: “Que Jesús bendiga al querido pueblo del Paraguay y la Virgen Santa lo cuide. Cordialmente”.

RESPUESTA DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA A LA CARTA DEL PAPA FRANCISCO

La carta recibida de Su Santidad, hoy, es prueba del amor con que recibió el cariño que como pueblo nos esforzamos en transmitirle a cada paso de su transitar por nuestro país.
Sus palabras y el recuerdo vivo que mantiene de su visita, nos permite a nosotros también revivir y recordar con intensidad sus sabias palabras, sus sabios consejos.

La emoción de que nos tenga presente, nos fortalece el espíritu para encarar los duros desafíos que tenemos como sociedad para combatir la pobreza y la codicia desmedida.
Dios escuche las plegarias del Santo Padre por el Paraguay, y que nos dé las fuerzas que necesitamos.
Honrando su pedido, comprometámonos como nación a rezar por Su Santidad, y a trabajar por un país más justo con corazones abiertos.
El cariño deferente con nuestro país, con nuestros jóvenes, y con la gloriosa mujer paraguaya, nos embarga el alma.
Que Dios cuide y bendiga a Su Santidad el Papa Francisco, nuestro Papa!

Ningún Comentario

Deja un comentario