Se levanta el acuartelamiento de la Policía tras atentado

Las autoridades dispusieron levantar hoy el acuartelamiento de los agentes policiales ordenado el viernes tras el asesinato de tres policías, crímenes atribuidos por el Gobierno al ‘narcoterrorismo’. “Se dispone el levantamiento de la alerta de seguridad 100%”, dice la nota emitida por el comandante de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo Cáceres.

Se levanta el acuartelamiento de la Policía tras atentado

El Gobierno dispuso el viernes el acuartelamiento de todo el personas tras el hallazgo de tres policías muertos por disparos y su camioneta incendiada en un camino rural cercano a una localidad situada a unos 250 kilómetros al norte de Asunción.

Atentado que el ministro del Interior, Francisco de Vargas, atribuyó el viernes en rueda de prensa al grupo armado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y no al narcotráfico.

El hecho ocurrió a menos de 25 kilómetros del lugar donde otros dos policías fueron acribillados el pasado domingo, asesinatos que también fueron atribuidos por De Vargas al EPP, una guerrilla a la que el Gobierno responsabiliza de medio centenar de muertes y de varios de secuestros.

Sin embargo, el presidente Horacio Cartes no mencionó al EPP en una escueta nota enviada a la prensa por la Dirección de Información Presidencial, y apuntó al “narcoterrorismo” como responsable de los ataques.

El comunicado afirma que “la violencia y crueldad de los últimos ataques son reacciones directas a la incautación de 23 avionetas operativas”.

La Secretaría Antidrogas (Senad) desbarató a principios de mes una red de narcotráfico que usaba avionetas traídas de Estados Unidos de forma irregular para el transporte de cocaína en connivencia con funcionarios de varios aeropuertos.

Fue “el golpe más fuerte dado en los últimos años a la estructura del narcotráfico internacional”, según dijo entonces el titular de la Senad, Luis Rojas.

Paraguay es el principal productor de marihuana de Sudamérica y el segundo de América, precedido de México. El 80 % de las aproximadamente 30.000 toneladas que se producen cada año en el país se dirige al vecino Brasil. Además se ha convertido en una zona de paso de la pasta base y de la cocaína proveniente de Bolivia en dirección a Brasil y Europa, según la Senad.

Los ataques de esta semana se produjeron en San Pedro, que junto con Concepción y Amambay, es uno de los tres departamentos del centro y nordeste del país donde el Gobierno asegura que el EPP tiene sus “zonas de influencia”.

Además es una de las regiones de tradición campesina más empobrecidas del país y con menos presencia del Estado, cercana a la frontera con Brasil, donde también discurre la principal ruta de narcotráfico internacional de la región.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario