Agencia UE de seguridad aérea recomienda hacer evaluación psicológica pilotos

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) recomendó hoy a las aerolíneas que antes de contratar a un piloto, hagan una evaluación psicológica, y que en la cabina de los aviones siempre vayan dos personas, según el informe realizado tras el accidente aéreo de Germanwings en marzo pasado.

Agencia UE de seguridad aérea recomienda hacer evaluación psicológica pilotos

“Debería de haber dos personas de forma permanente en la cabina de los pilotos”, dice el informe que la Comisión Europea encargó a EASA, y que también señala que “los pilotos deberían ser objeto de una evaluación psicológica antes de ser contratados por una compañía aérea”.

Sobre la presencia de dos personas en la cabina, el documento señala que “los beneficios de la decisión podrían evaluarse al cabo de un año. Los operadores deberían introducir las medidas suplementarias adecuadas, incluyendo la preparación de la tripulación, para asegurar que se mitiga cualquier riesgo asociado”.

Igualmente recomiendan a las aerolíneas realizar “programas de lucha contra las drogas y el alcohol, y realizar controles aleatorios”, además de que seguir “programas estrictos de control de los examinadores médicos” en este ámbito, incluyendo sus conocimientos.

A nivel nacional, se recomienda a las autoridades “reforzar los aspectos psicológicos y de comunicación sobre el entrenamiento y práctica de esos examinadores médicos”, así como la creación de asociaciones que reúnan a ese tipo de profesionales.

El Ejecutivo comunitario, que ahora analizará los resultados de la investigación, encargó ese informe a EASA en mayo pasado tras el accidente del 24 de marzo en que un avión de la compañía Germanwings con 150 personas a bordo se estrelló en los Alpes franceses, cuando cubría la ruta entre Barcelona y Düsseldorf.

Su copiloto, Andreas Lubitz, bajo tratamiento farmacológico por presuntos problemas psiquiátricos, estrelló ese Airbus 320 al sobrevolar los Alpes.

Según el informe, “los expertos han reconocido que el abuso de drogas y alcohol es uno de los desórdenes que potencialmente afectan a la salud mental de los pilotos, y para los que ya hay disponibles pruebas de detección”.

La Agencia Europea de la Seguridad Aérea recomienda también la creación de una base de datos de referencia con datos médicos relacionados con el sector y la puesta en marcha por parte de las compañías aéreas de sistemas de apoyo a los pilotos.

La Comisión Europea “examinará estas recomendaciones y después se pronunciará sobre las medidas a tomar”, señala el documento, que apunta a que esas recomendaciones “se destinan principalmente a mejorar el control de los miembros de las tripulaciones”.

“La seguridad de los europeos es el centro de la política de transportes de la Comisión Europea, por lo que este informe constituye una aportación clave en la materia”, señaló la comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc.

Afirmó que “si se comprueba que hay que mejorar las reglas europeas en materia de seguridad o su puesta en práctica para prevenir otros accidentes o incidentes, tomaremos todas las medidas necesarias a nivel de la Unión Europea” (UE).

Por su parte, el director general de AESA, Patrick Ky, señaló que en la elaboración del informe han intervenido expertos en navegación y en medicina, y que es el “resultado de un análisis profundo, con recomendaciones prácticas para que una tragedia así no vuelva a producirse nunca”.

“AESA está dispuesta a tomar las medidas necesarias, aplicando las lecciones extraídas de este suceso”, agregó Ky.

Según el resultado de la investigación, los expertos consideraron que “un control médico más profundo de los miembros de la tripulación podría ser una contribución importante a la seguridad aérea”.

Los expertos explican en el documento que su evaluación se realizó sobre todo en exámenes médicos y psicológicos de pilotos, incluyendo pruebas de detección sobre el consumo de alcohol y drogas que ya se utilizan en la actualidad.

Asimismo subrayaron la necesidad de “reforzar el ámbito de control de los examinadores médicos del sector aéreo”.

“El informe ha querido encontrar el justo equilibrio entre el secreto médico y la seguridad, sin recargar las cargas administrativas de las aerolíneas”, agrega el documento.

En su elaboración participaron 14 representantes de aerolíneas, así como representantes de asociaciones de tripulantes de cabina, asesores médicos y autoridades, además de expertos. EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario