A 65 años del Maracanazo, muere Ghiggia

El futbolista uruguayo Alcides Edgardo Ghiggia, último superviviente de la gesta más grande en la historia del fútbol, falleció hoy a los 88 años de edad por un paro cardíaco, justo en el día en el que se cumplen 65 años del hito.

A 65 años del Maracanazo, muere Ghiggia

Nacido en Montevideo el 20 de septiembre de 1917, el exfutbolista residió los últimos años de su vida en la localidad de Las Piedras, en el departamento de Canelones (sur del país), donde hoy falleció.

“Sólo tres personas en la historia han silenciado Maracaná, el papa, Frank Sinatra y yo”, llegó a decir Ghiggia, héroe nacional tantas veces homenajeado y siempre querido en su país, en donde se le pedía opinión en las vísperas de cada torneo internacional que afrontaba la Celeste.

Se inició como futbolista en el equipo uruguayo de Sud América, desde donde tres años pasó a uno de los grandes del país, Peñarol.

Con la camiseta aurinegra consiguió dos campeonatos locales para dar luego el salto a Italia y jugar en el Roma y el Milán antes de regresar a Uruguay para colgar las botas en las filas del Danubio.

Con la celeste jugó doce partidos y anotó cuatro goles, pero no fue la única elástica nacional que vistió, pues entre 1957 y 1959 jugó cinco partidos con el equipo nacional italiano.

golgigghia

Gigghia marcó el segundo gol para Uruguay en aquella gesta.

El 16 de julio del año 1950, en Rio de Janeiro, en el mítico estadio Maracaná, la selección uruguaya, consumó un episodio épico. En el juego final de la Copa Mundial de la FIFA derrotó a Brasil 2-1. Plasmó la conquista de la Copa bajo la batuta del inolvidable caudillo, Obdulio Varela, la Celeste materializó una proeza bautizada como “el Maracanazo”: Derrotar al poderoso Brasil, anfitrión del torneo.

Según la crónica de aquel partido, Friaça, señaló el gol brasileño, que aumentaba la enorme ilusión local.  Sin embargo, Juan Alberto Schiaffino, logró el empate, resultado que aún permitía la consagración brasileña.

Alcides Ghiggia, fue autor del segundo tanto. Todo Brasil se sumió en el silencio por la derrota. En contrapartida se  desató una algarabía sin igual por las calles de Montevideo. El mundo del fútbol lo recordará siempre.

 

Ningún Comentario

Deja un comentario