Arqueología musical e inserción social en menú sonoro del Papa

Una ardua tarea de “arqueología musical” en busca de las composiciones barrocas de los jesuitas en las misiones guaraníes y un trabajo de inserción social con 200 arpistas de comunidades campesinas integraron el menú musical que el maestro Luis Szaran ofreció al Papa en su visita al país.


Szaran estuvo a cargo de la ambientación musical del primer acto oficial del papa Francisco: su entrevista con el presidente, Horacio Cartes, en el Palacio de Gobierno, y su comparecencia conjunta como jefes de Estado.

En este acto, el maestro Szaran presentó unas piezas barrocas reconstruidas a partir de la música que los misioneros jesuitas, la orden a la que pertenece el pontífice, compusieron durante sus misiones de evangelización de indígenas guaraníes en los siglos XVI y XVII en zonas de Argentina, Bolivia, Paraguay y Brasil.

La interpretación de estas piezas estuvo acompañada por proyecciones audiovisuales de imágenes de las ruinas de las reducciones jesuíticas, ubicadas en el sur y declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993.

Luis Szaran

Luis Szaran

Szaran explicó en una entrevista con Efe que las piezas fueron reconstruidas gracias a un trabajo de “arqueología musical”, fruto del “histórico hallazgo” en Bolivia hacia 1990 de partituras que documentan una época de esplendor musical en el Barroco trasladado de Europa al corazón de Sudamérica.

Contó que incluso el afamado compositor de música para cine Ennio Morricone se interesó por la música barroca de las reducciones jesuíticas cuando preparaba la banda sonora de la película “La misión” (1986), que narra la historia de un misionero jesuita en una zona cercana a las cataratas del Iguazú.

“En aquel momento no teníamos una sola página de música escrita. Pero gracias al hallazgo de las partituras de Bolivia, pudimos recrear el repertorio de la época, en el que se inspiraron las piezas que se ofrecieron al papa”, contó Szaran.

El músico también estuvo presente en otro de los grandes eventos papales, esta vez ante la Catedral Metropolitana de Asunción, donde el pontífice ofició el rezo de las vísperas en un encuentro con religiosos.

Jorge Bergoglio descendió del papamóvil para recibir las llaves de la ciudad, en un acto que estuvo rodeado por el sonido de 200 arpas paraguayas que interpretaron “Pájaro campana”, famosa pieza del folclore del país.

Szaran explicó que los 200 intérpretes de arpa provenían de 17 comunidades campesinas, en las que trabaja para la “inserción social y prevención del abandono escolar”, a través del proyecto Sonidos de la Tierra.

“Desde hace 13 años venimos trabajando en la transformación social a través de la música. Ahora mantenemos 200 escuelas gratuitas de música, con coros y orquestas, en comunidades campesinas aisladas y afectadas por la extrema pobreza”, detalló Szaran.

Agregó que el programa busca “aumentar la autoestima de los jóvenes”, enseñándoles que pueden “crear belleza con sus manos a través de la música”, y promover el “apego a la identidad nacional” a través del conocimiento del folclore paraguayo.

Recordó además que, en octubre de 2013, Sonidos de la Tierra logró batir el récord Guinness del mayor número de arpistas del mundo tocando simultáneamente, con 420 intérpretes reunidos en Asunción, un evento en el que se inspiró la serenata ante el papa.

La visita del papa Francisco a Paraguay, entre el 10 y el 12 de julio, supuso la segunda ocasión en que un pontífice viajaba al país sudamericano, tras la llegada de Juan Pablo II en 1988.

EFE

Ningún Comentario

Deja un comentario